Recomendaciones para la seguridad de tus hijos

Si bien debemos mantenernos atentos a la salud de los pequeños durante toda la niñez y hasta la adolescencia, resulta indispensable fortalecer la prevención de accidentes durante esta etapa porque las lesiones accidentales son consideradas un problema de salud pública a nivel global.

Durante la infancia se carece de las habilidades, conocimientos y niveles de concentración para transitar en un ambiente inseguro

Los tipos de lesiones se asocian con las distintas etapas de desarrollo. Las quemaduras con líquidos calientes se presentan entre los 12 y 18 meses; otro ejemplo es cuando los pequeños ya pueden sentarse y gatear, tienden a introducir objetos en su boca, con el riesgo de ahogamiento que ello implica; cuando empiezan a caminar las caídas son un riesgo y, de uno a tres años, los envenenamientos son comunes por la curiosidad.

Y es que los accidentes representan la tercera causa de muerte en los menores de 1 año de edad, mientras que en los grupos de 1 a 4, de 5 a 9 y de 10 a 14 años son la primera causa de muerte. Nuestra responsabilidad –como padres o cuidadores– de cara a los accidentes no es menor, pues los minutos para reaccionar ante un incidente pueden significar la diferencia entre la cantidad y gravedad de las secuelas derivadas del accidente y una mejor calidad de vida para los pequeños, por lo que recomendamos acudir inmediatamente con el médico o, en casos más graves, solicitar los servicios de emergencia y evitar siempre los remedios caseros.

RECOMENDACIONES BÁSICAS:

  • No dejar ollas o comida caliente al alcance de los niños porque las quemaduras de segundo y tercer grado son las causas más frecuentes de hospitalización en niños.
  • Evitar enchufes, series de Navidad y cables eléctricos.
  • Prohibido dejar cerillos, encendedores, veladoras y cigarros prendidos.
  • Importante extremar el cuidado con las albercas.
  • No dejar planchas calientes, se debe recoger el cable y colocarlas en un lugar alejado.
  • En el automóvil asegurar la silla especial en el asiento trasero y, si la edad lo permite, utilizar el cinturón de seguridad.
  • En la calle no soltar de la mano a los niños.
  • Precaución con puertas y ventanas.
  • Guardar tijeras, cuchillos, cristal y objetos punzocortantes en general.
  • Precaución con animales y mascotas.
  • Evitar colocar productos de limpieza o químicos en botellas de refresco o alimentos.

Especialista

Dr. Francisco Javier Zamora García Presidente Asociación Mexicana de Pediatría, A.C.

 

Encuentra el artículo completo “Durante la etapa pediátrica no olvidemos prevenir accidentes” en Nuestro Hijo Guía Médica edición 2020

 

 

 

Comparte este Artículo

Publicaciones recientes

La mejor guía médica para padres