Elegir Hospital y Médico

La experiencia de traer un bebé al mundo es mágica, y cuenta mucho la elección que hagan del especialista que los atenderá y el centro médico que lo respalda.

¿CÓMO ESCOGER AL DOCTOR?

Tan pronto te enteres de que estás embarazada, acude con tu ginecólogo habitual; si no tienes, pide recomendaciones a tus amigas o familia, verás que tendrán buenas sugerencias de médicos en quien ellas confían. Es muy importante que tú y tu pareja se sientan cómodos con el doctor, pues será su guía en esta increíble aventura. Las consultas regulares son vitales para que recibas control prenatal, resuelvan cualquier complicación y decidan la forma en la que darás a luz. Si tienen dudas sobre cuál es el mejor especialista para ustedes, pregúntense lo siguiente:

  • ¿Nos convence su preparación y actualización?
  • ¿Cuántos partos atiende al mes y cuál es su índice de éxito?
  • ¿Nos gusta el grupo de trabajo al que pertenece, en especial el médico de guardia?
  • ¿Confiamos en su juicio?
  • ¿Resuelve adecuadamente nuestras dudas?
  • ¿Nos transmite seguridad?
  • ¿Me agrada el hospital en el que atiende?
  • ¿Tiene convenio con alguna aseguradora?

No se agobien tanto con la decisión, no es definitiva y pueden cambiar cuando gusten, sin problemas y sin que se pierda información del expediente. El punto es que se sientan a gusto con él.

Es muy importante que tú y tu pareja se sientan cómodos con el doctor, pues será su guía en esta increíble aventura. Las consultas regulares son vitales para que recibas control prenatal, resuelvan cualquier complicación y decidan la forma en la que darás a luz..

EL HOSPITAL

Averigüen qué centros médicos les quedan cerca y visítenlos para conocer sus instalaciones. Hagan una lista para comparar lo que ofrecen, los precios que manejan, y si le permiten o no la entrada a su ginecólogo. Tomen en cuenta que no todos los hospitales tienen prácticas no ortodoxas, por si están pensando en un parto en agua, por ejemplo. Además de fijarse en sus cuartos, cuneros y salas de parto, pongan atención especial en el trato del personal, sobre todo el de las enfermeras. También tomen en consideración los horarios de visita y las políticas del hospital en cuanto a dejar que la pareja ingrese al quirófano. El dicho “es mejor prevenir que lamentar” es cierto. Cuando estén eligiendo el hospital, piensen en el peor escenario y verifiquen que cuenta con el equipo necesario para solucionar una emergencia, como una unidad de neonatología de terapia intensiva.

EL PRESUPUESTO

Un parto en el sector privado cuesta en promedio entre 20,000 y 70,000 pesos, sin contar honorarios del ginecólogo, anestesista y pediatra o neonatólogo; uso de incubadora, días extra de hospitalización, entre otros. Para que no se descapitalicen, pregunten en el hospital sobre los planes de financiamiento que manejan. Hay algunos que cuentan con planes de prepago mensual y paquetes. Lean con calma su póliza de seguro para conocer qué cubre y qué no, y con base en ello hagan planes.

Más información como esta encuéntrala en Nuestro Hijo 2020 Guía Médica con la colaboración de la Asociación Mexicana de Pediatría

 

Comparte este Artículo

Publicaciones recientes

La mejor guía médica para padres