- Publicidad -

Emociones en confinamiento

El 27 de febrero del 2020 se registró el primer caso de COVID-19 en nuestro país; tan solo 26 días después, ante toda la incertidumbre, inició la Jornada Nacional de Sana Distancia, enfocada a promover medidas sanitarias y de distanciamiento social para disminuir el contagio.

Lo que asumimos como unos días en casa se tornó en semanas, meses, llegando a convertirse en un año y medio, en el que nuestros hogares se convirtieron en escuelas, oficinas, lugar de descanso, esparcimiento, campo de batalla y desgraciadamente para algunos, clínicas y hospitales. 

Va a pasar mucho tiempo antes de poder recuperarnos de las pérdidas, no solo humanas, sino materiales y laborales. El COVID- 19 impactó en todos nosotros, en nuestra economía y en nuestro bienestar físico y emocional. Hablaremos por años de esto y también platicaremos sobre la educación, de cómo nos afectó el cierre de las escuelas, del rezago educativo en los niños en edad preescolar y primaria. 

Las consecuencias del aislamiento y el agotamiento ante las exigencias laborales, tareas de casa, de la pareja, de los hijos y sus escuelas, derivaron en afectaciones en la salud mental que deben ser atendidas de manera inmediata tanto en los adolescentes, padres de familia y maestros, pero especialmente en los niños, ya que la capacidad para manejar de una forma positiva nuestras emociones se vio sobrepasada: el miedo, la tristeza y el cansancio los transformamos o disfrazamos en enojo, llegando a desatar situaciones fuera de control, incluso violentas, en casa. 

¿CÓMO REACCIONAR ANTE LAS EMOCIONES DEL NIÑO? 

La identificación de las emociones en los más pequeños de la familia es complicada; en ocasiones no pueden identificar y mucho menos poner nombre a lo que sienten. Al percibirse abrumados, pueden manifestar un colapso emocional, perdiendo el control sobre sus conductas. Los colapsos pueden darse en cualquier momento y suelen alterar la dinámica y el estado anímico dentro del núcleo familiar o escolar. 

Algunos consejos útiles: 

  1. Ante un pequeño que grita, no alces la voz. 
  2. No intentes razonar, espera a que esté calmado y sea capaz de escucharte. 
  3. Evita la palabra “no” (no se trata de ceder, ni trasgredir límites establecidos en casa; es que la palabra “no” puede actuar como desencadenante). 
  4. Respeta el espacio personal. 
  5. Utiliza distractores. 
  6. Evita hacer demandas. 
  7. Valida sus emociones, no su conducta. 
  8. Responde a sus preguntas, ignora agresiones verbales. 
  9. Salgan a caminar o realicen movimientos corporales. 
  10. Escucha de manera activa. 
  11. No hagas juicios, comparaciones ni críticas a su persona. 
  12. Sé cuidadoso de tu lenguaje corporal. 
  13. Agáchate o híncate para estar a su altura. 
  14. Decrementa la estimulación sensorial. 

Lo que asumimos como unos días en casa se tornó en semanas, meses, llegando a convertirse en dos años. 

Emociones en confinamiento
Autor Especialista
SYLVIA ISABEL ALFARO SALAS 
PSICÓLOGA, MAESTRA EN CIENCIAS DE LA FAMILIA 
· Universidad Anáhuac 
· Especialidad en Prevención de Adicciones 
TERAPEUTA ADOLESCENTES Y ADULTOS  
55-2558-0328 

Si quieres pertenecer a nuestra comunidad con tips, frases, memes y experiencias en la vida de padres síguenos en Facebook Instagram.👶🏻✨

- Publicidad -

Artículos Populares

Seguridad en el hogar

Síndrome de Down

Enfermedades de la piel

Boca y garganta 

Preeclampsia y eclampsia

- Publicidad -
Publicidad