- Publicidad -

Llanto

El llanto del bebé siempre genera inquietud, es parte del deseo de ser “buena mamá”. Conocemos la importancia de crear un vínculo temprano pero poco sabemos sobre la necesidad de estar tranquilas ante el llanto, confiando en nuestra capacidad para responder a sus demandas.

Si estás reaccionando con excesiva ansiedad, debes recordar que tu bebé solo intenta comunicarse contigo y tú debes estar calmada para aprender su lenguaje. Si piensas que un bebé feliz “no llora”, caerás en calificarte a ti misma en vez de observar a tu bebé; o si crees que debes dejarlo llorar para no volverlo “mañoso”, podrías exponerlo a una frustración excesiva y perder la oportunidad de aprender su lenguaje. 

¿CÓMO CALMARLO? 

Tómalo en brazos y, mientras lo consuelas, pon atención a sus ademanes y trata de averiguar qué necesita; repasa sus necesidades básicas como alimentación o limpieza, y descarta el dolor. Prueba balancearlo de un lado a otro, ponle sonidos rítmicos, dale un masaje o envuélvelo en una manta y abrázalo.

El chupón es una gran herramienta de apoyo para consolarlo, pero espera por lo menos un mes antes de introducirlo; cámbialo por uno nuevo cada tres semanas o en cuanto veas alguna rajadura. Si el llanto no se detiene y no encuentras qué lo está ocasionando, lo mejor será que dejes a tu bebé desahogarse hasta que se canse.

Existen muchas razones por las que podría llorar, así que no te angusties y sigue tus instintos. Aunque te parezca desgarrador escucharlo, quédate a su lado y consuélalo, no lo estás malcriando. Sus lágrimas pueden poner a prueba tu paciencia pero a fin de cuentas es su primer medio de comunicación. Con el tiempo aprenderás a leer sus distintos tipos de llanto y tendrás métodos infalibles para consolarlo. 

TIPOS DE LLANTO 

  • Hambre: es agudo y fuerte y sólo se detiene para respirar. El bebé se llevará las manos a la boca, hará berrinche, chasqueará los labios e imitará los movimientos de succión. 
  • Cambio de pañal: algunos bebés son muy delicados y en seguida protestan por un pañal sucio; otros aguantan más tiempo. Además, debes evitar irritaciones en su piel. 
  • Sueño: estará de mal humor, se tallará los ojos y parpadeará más de lo habitual. 
  • Frustración: ocurrirá cuando quiera hacer algo y no lo consiga. Hay casos en que tal es su enfado que aguantan la respiración por unos segundos (espasmo del sollozo). 
  • Abandono: es un sonido de desconsuelo y para en el momento en que lo cargas y abrazas. Estirará los brazos apenas te vea. 
  • Cólico: llora por lo menos tres horas al día, tres días por semana y tres semanas seguidas; empieza después de comer o de succionar vacío por varios minutos. 
  • Temperatura: si tiene calor, se jalará la ropa y querrá quitarse los calcetines. El frío le será aún más incómodo y encogerá sus extremidades. 
  • Dolor: el llanto es agudo y largo. Está acompañado de algún ademán que indica de dónde proviene la molestia. 
  • Aburrimiento: se calmará en cuanto lo lleves a un cuarto que tenga mucho movimiento, o si lo sacas a pasear. 
  • BERRINCHES 

Nadie te advierte lo rápido que pasarás de cambiar pañales a ver a tu hijo en el suelo porque está haciendo un berrinche. Si ya estás en esa situación, seguramente te preguntarás qué hacer. Por más contradictorio que parezca, primero tienes que entender lo que originó el berrinche y saber que es una reacción emocional incontrolada ante una frustración, y que puede presentarse a cualquier edad.

Recuerda que tu hijo no entiende por qué se le niega algo y esta es la forma en la que tratará de conseguirlo.

El secreto radica en cómo reaccionas tú. Si accedes siempre, sólo reforzarás una actitud negativa. Debes permanecer tranquila al ponerle límites. Es útil ponerte a su altura, validar su frustración pero enseñarle que eso no le da derecho a que grite, se lance al suelo o aviente objetos; de lo contrario, será el comportamiento que adopte siempre que se sienta contrariado. 

llanto
Autor Especialista
MTRA. MARÍA DEL ROCÍO IBARRA RODRÍGUEZ 
TERAPIA FAMILIAR ESPECIALIDAD EN NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA, PSICOBIOLOGÍA Y NEUROCIENCIAS COGNITIVAS 
· Universidad Anáhuac 
· Universidad de las Américas 
· Universidad Autónoma de Barcelona 
HOSPITAL ÁNGELES LOMAS CONSULTORIO 560 
55-5246-9678 y 9679 
rocioibarrar@hotmail.com 

Si quieres pertenecer a nuestra comunidad con tips, frases, memes y experiencias en la vida de padres síguenos en Facebook Instagram.👶🏻✨

Previous articleVárices
Next articleAnsiedad y depresión infantil
- Publicidad -

Artículos Populares

Alergias

Soplos cardiacos

Ansiedad y depresión infantil

Llanto

Várices

- Publicidad -
Publicidad