- Publicidad -

Enfermedades prevenibles por vacunación

Las vacunas son unos de los mayores éxitos de la medicina moderna. La comunidad internacional ha reconocido varias veces la utilidad de las vacunas para prevenir y controlar muchas enfermedades infecciosas y, más recientemente, también para prevenir un tipo de cáncer con la vacuna del VPH (Virus de Papiloma Humano). 

Antes de las vacunas enfermedades como sarampión, difteria, viruela, rotavirus y poliomielitis, causaron millones de muertes en todo el mundo. La vacunación no solo evita el sufrimiento y defunciones causadas por estas enfermedades, sino que también se traduce en mejores oportunidades de desarrollo económico en los países que implementan los esquemas de vacunación para su población infantil. 

Al nacer, tu bebé tiene una inmunidad inmadura, es decir, no está preparada para responder a muchas enfermedades infecciosas, lo cual lo pone en riesgo de padecerlas. Las vacunas reducen este riesgo porque trabajan con las defensas naturales del cuerpo del niño para ayudarlo a producir de un modo seguro las defensas necesarias contra estas enfermedades. 

Las vacunas se producen con los mismos agentes patógenos que producen la enfermedad, pero estos agentes son modificados (atenuados o inactivados), de tal forma que no puedan producir formas graves de la enfermedad.

La vacunación a tiempo a lo largo de la niñez ayuda a proporcionar inmunidad, generando anticuerpos que ayudan al sistema inmunológico a construir una memoria y defenderse de las enfermedades que podrían ser mortales. 

La administración de vacunas tiene diferentes vías: la vía oral, la vía subcutánea, la vía intramuscular y en algunos casos la vía intranasal. 

Gracias a las vacunas hoy tu pequeño está protegido contra las siguientes enfermedades: 

• Poliomielitis 

• Hepatitis B 

• Difteria 

• Tosferina 

• Tétanos 

• Haemophilus Influenzae Tipo B 

• Enfermedad por rotavirus 

• Enfermedad neumocócica 

• Virus de la Influenza 

• Enfermedad meningocócica 

• Sarampión 

• Rubeola 

• Paperas 

• Hepatitis A 

• Varicela 

• Virus del papiloma humano. 

Las vacunas, como cualquier otro medicamento, no están exentas de presentar efectos secundarios; la mayoría de estos efectos secundarios son muy leves, como fiebre, dolor en el sitio de aplicación de la vacuna, irritabilidad, entre otros, pero generalmente son tratables y duran un par de días.

Las reacciones graves son muy raras, pero ante cualquier duda comunícate con tu pediatra. 

Los beneficios de las vacunas para la prevención de enfermedades son mucho mayores que los posibles efectos secundarios para casi todos los niños/as. Las excepciones son aquellos niños/as que tiene una afección crónica como cáncer o alguna enfermedad que debilita el sistema inmunológico, o bien aquellos casos que han tenido una reacción grave a la administración de una dosis de vacuna anterior. 

Cuando hablamos de vacunación siempre pensamos en niños pequeños, pero es muy importante recordar que también existen vacunas que se deben de administrar en la adolescencia y en la edad adulta. Consulta con tu pediatra cual es el esquema de vacunación para cada miembro de la familia. 

Pensar que nuestros hijos/as no necesitan vacunarse y que es mejor que les dé la enfermedad de modo natural, es ponerlos en riesgo innecesario. Recordemos que las vacunas ayudan a prevenir enfermedades que son potencialmente mortales. 

Vacunarlos es responsabilidad de todos. 

Autor Especialista
DR. JOSÉ ALBERTO CASTILLO
MÉDICO PEDIATRA
· Universidad Nacional Autónoma de México 
· Presidente de la Sociedad Médica del Hospital Ángeles Acoxpa 
HOSPITAL ÁNGELES ACOXPA, CONSULTORIO 175
5556785413 
www.kidzmedicine.com 

Si quieres pertenecer a nuestra comunidad con tips, frases, memes y experiencias en la vida de padres síguenos en Facebook e Instagram.👶🏻✨

- Publicidad -

Artículos Populares

- Publicidad -
Publicidad