- Publicidad -

¿Sabes cuáles son los diferentes tipos de parto?

Es importante conocer los diferentes tipos de parto, para que cuando llegue el momento podamos escoger cuál es el que deseamos llevar a cabo y el que más nos conviene, esto dependiendo de cómo fue el proceso de nuestro embarazo. Podemos tomar esta decisión con ayuda de nuestro ginecólogo.

Parto natural:

Es la práctica convencional, en la que el médico monitorea cada hora la dilatación, presión arterial y frecuencia cardiaca del bebé. La futura mamá yace en una cama de hospital y, cuando llega el momento de dar a luz, el doctor le indica exactamente cuándo pujar o detenerse.

Con este método se puede elegir entre aguantar o no el dolor de parto:

Sin anestesia: Puedes hacer uso de los ejercicios de respiración de tus cursos psicoprofilácticos, caminar, pedirle a tu pareja que te dé un masaje o cualquier cosa que te ayude a sobrellevar las contracciones.

Epidural: Por medio de una aguja pasarán un catéter hasta el espacio epidural y te administrarán anestesia durante todo el parto para adormecerte de cintura a pies. Si bien tendrás un parto cómodo y sin molestias, si se te administra antes de tiempo, corres el riesgo de que retrase las contracciones y la dilatación por muchas horas.

tipos de parto

Parto humanizado

Aquí la que decide el cómo y el cuándo eres tú. El médico hará muy pocas intervenciones para tomar el ritmo cardiaco del bebé. No recibirás ningún medicamento o suero, lo que te permitirá cambiar de posición libremente; tampoco se te practicará la episiotomía.

La teoría detrás de este tipo de parto es que tú te pongas en contacto con tu cuerpo y tu bebé y respondas a sus necesidades; es decir, si quieres comer, beber, caminar o gritar, hazlo.

Si sientes ganas de dar a luz en cuclillas, en una tina o sobre la cama, déjate llevar. Al expulsar a tu bebé, se te colocará en brazos de inmediato y dejarán que permanezca ahí por unos minutos antes de que lo limpien y le hagan las pruebas pertinentes.

Parto en agua

Se recomienda asistir a una clínica que cuente con el equipo necesario para intervenir en caso de emergencia. Únicamente está indicado para embarazos de bajo riesgo en los que ni la madre ni el bebé presentan signos de alerta. Tampoco se recomienda para aquellas madres que desean un parto inducido o quieren calmar el dolor con medicamentos.

Se te practicará un enema para que al pujar no evacues por accidente y contamines el agua, provocándole una infección al bebé.

tipos de parto

La temperatura de la tina debe estar entre 36.5 y 38 ºC (la misma del cuerpo humano) para que la transición del saco amniótico al exterior sea lo más delicada posible. Además, la tibieza y el movimiento del agua ayudarán a calmar las contracciones —disminuyendo un poco el dolor— y promoverán la dilatación del útero.

Tu pequeño no puede aspirar agua al nacer gracias a un reflejo natural llamado “proceso de inmersión”, que se da dentro del vientre materno (el bebé necesita del roce del aire en su mejilla para activar la respiración). Sólo habría peligro si el pequeño se enredara con el cordón umbilical y sintiera amenaza de asfixia.

El cordón umbilical dejará de irrigar sangre y pasar oxígeno a tu chiquito hasta que entre en contacto con la atmósfera; mientras tanto será como si aún estuviese en tu vientre.

Parto asistido

Está indicado cuando llevas más de dos horas pujando y el bebé no avanza por el canal vaginal; el esfuerzo te tiene completamente agotada y no puedes seguir; presentas un desgarre y empiezas a perder mucha sangre, o el bebé muestra señales de estrés y necesitan sacarlo rápidamente.

El médico tiene dos alternativas para agilizar el proceso y salvarles la vida: fórceps o ventosa. Parto inducido: se considera cuando existen una o dos semanas de retraso y no hay señale de parto o si presenta alguna complicación que los obligue a adelantar el momento.

Si te gustaría continuar leyendo contenido interesante relacionado con la maternidad síguennos en Facebook e Instagram ❤️✨

 

- Publicidad -

Artículos Populares

Seguridad en el hogar

Síndrome de Down

Enfermedades de la piel

Boca y garganta 

Preeclampsia y eclampsia

- Publicidad -
Publicidad