Publicidad

Temor por los extraños, fundamental en su desarrollo

Que tu hijo llore cuando está con extraños o que no conoce muy bien no significa que está demasiado consentido, es parte fundamental de su crecimiento.

Todos los niños experimentan temores; a partir de los 9 meses, o incluso antes, los niños
comprenden que mamá y papá son los principales cuidadores, así que las demás personas se convierten en temibles extraños y puede que no sean bien recibidos.

Ansiedad por los extrañosEl bebé comenzará a ponerse nervioso cuando se encuentre con una persona que no reconoce, ya sea un miembro de la familia o un amigo que no los visita con regularidad. Antes de pegar el grito en el cielo, guarda la calma y trata de que se familiarice poco a poco con las personas, eventualmente se acostumbrará a ellos.

Mientras esto sucede, explícales a tus parientes y amigos que tu hijo está pasando por una etapa difícil, que no deben tomarlo como una ofensa personal y que tienen que ganarse su confianza.

Ansiedad por los extrañosAyúdalo a entender que al principio tendrán que guardar cierta distancia para no atosigarlo. Algunos bebés tienden a llorar por horas cuando los padres se alejan de ellos, así que debes tener mucha paciencia.

 

⚠️ Si tu hijo no se quiere quedar con un familiar, con una niñera o incluso en la guardería y no deja de llorar cada que te vas, quizá la persona a cargo no cumple con los requisitos y el cuidado que tu hijo necesita. Investiga a qué se debe, posiblemente sea algo más que simple ansiedad.

Artículo publicado originalmente en: ¡Ya soy papá!, Editorial Leto (2012).

Publicidad

Artículos Populares

Publicidad
Publicidad
Publicidad