Publicidad

Regresa a la vida laboral en el postparto con tranquilidad

Será difícil estar de regreso a la vida laboral, después de estar pegada a tu bebé las 24 horas del día, pero no es imposible. Eso sí, tómalo con calma o te abrumarás desde el primer día.

Legislación

De acuerdo con el artículo 170 de la Ley Federal del Trabajo tienes derecho a descansar seis semanas antes y seis después del parto, recibiendo tu sueldo íntegro.

Si por alguna causa no estás preparada para reincorporarte, se te puede extender una prórroga (no mayor a 60 días) en la que tendrás derecho al 50% de tu salario.

Lo más importante es que no podrán sustituirte mientras estás fuera, así que no te agobies por perder tu trabajo y goza tu permiso de maternidad.

Un paso adelante

La clave es planear con anticipación. Antes de regresar a la vida laboral debes de tener solucionado dónde y con quién dejar a tu bebé, qué hacer de comer y cuántas botellas llenar para abastecerlo en tu ausencia.

Si te organizas bien y pides ayuda, no tendrás de qué preocuparte en la oficina. Para que salgas de tu casa con tranquilidad, conviene que alguien de tu familia cuide al bebé, pero si no hay quien se haga cargo, las nanas o niñeras de planta son otra opción muy viable; quedará en buenas manos y no estará expuesto a los contagios que se dan en las
guarderías. La contratación puede ser por medio de una agencia especializada en la asistencia doméstica o por recomendación.

Si te da desconfianza tener a alguien extraño en tu casa, las guarderías son otra alternativa. Para encontrar la ideal necesitarás verificar tu presupuesto, pedir referencias y salir a conocer varias; hay algunas que cuentan con un sistema de vigilancia para que puedas echarle un ojo a tu pequeño vía internet.

En cuanto a las comidas, haz un menú semanal para que no pierdas tiempo pensando qué servir, no olvides simplificar los platillos; puedes preparar todos los alimentos el fin de semana y congelarlos.

Algo útil es hacer un ensayo de lo que será tu rutina diaria cuando regreses a la oficina, para que calcules bien tu tiempo y no te agarren las prisas; es bueno dejar un margen por si se presenta alguna eventualidad.

Y siempre, siempre, hay que tener un plan B. Por más solucionado que tengas todo, pueden suceder imprevistos que cambien la jugada, por ejemplo, si no aceptan a tu bebé en la guardería porque está enfermo, la niñera decidió tomarse el día libre sin avisarte o simplemente te levantaste tarde.

De regreso al trabajo

De regreso a la vida laboral: En la oficina

Habla con tu jefe acerca de cómo te sientes. Si no quieres dejar tanto tiempo a tu bebé, al principio puedes negociar ir sólo medio día para hacer la transición más sutil. Un tip es regresar a la oficina a mitad de semana para tener cerca el sábado y domingo y poder descansar.

También, toma las cosas con calma y no quieras probar que eres la misma de antes; has estado fuera de ritmo y tu cuerpo sigue sanando, así que no te exijas demasiado y acepta la ayuda que te brinden.

Marca bien tus horarios. A lo mejor antes solías quedarte hasta altas horas de la noche trabajando, pero ahora tienes otras responsabilidades esperándote en casa.

Este es el momento para sentarte y pensar a qué le darás más peso. No hay respuesta correcta, todo depende de cada carácter y de qué estés dispuesta a sacrificar.

Asegúrate de encontrar un lugar privado en tu oficina y de tener todo lo necesario para sacarte la leche y almacenarla, de lo contrario te sentirás incómoda o con dolor.

Incluso con todas las tareas por realizar, debes encontrar momentos para ocuparte de tus necesidades, así sean sólo unos cuantos minutos para tomar un baño caliente, gozar una taza de café u hojear una revista.

También, aprovecha el tiempo que no estás en casa para despejar tu mente y hablar de otra cosa que no sea maternidad. No te sientas culpable por dejar a tu bebé. Sólo date el tiempo, cuando regreses a casa, para convivir con él y otorgarle toda tu atención.

Es importante que para que el momento sea agradable dejes todo el estrés y preocupación del trabajo en la oficina, de lo contrario estarás de mal humor y no tendrás paciencia para lidiar con las exigencias del hogar.

En un principio puede parecer demasiado, pero estás preparada para ello y las cosas se darán poco a poco para que puedas estar de regreso en la vida laboral. Es sólo cuestión de tiempo para que tu pareja y tú se acostumbren.


Protege a tu familia de emergencias ¿Qué seguro elegir? 🚑

¿Cuándo reanudar la actividad física en el postparto? 🤱🏻

Publicidad

Artículos Populares

Publicidad
Publicidad
Publicidad