- Publicidad -

Detecta problemas con tu bebé: Exámenes prenatales

Prepárate para las visitas al ginecólogo, porque serán muchas, pero no pueden dejarlas pasar porque los exámenes prenatales, detecta y prevé problemas con tu parto y con tu bebé, ya que es la forma idónea para asegurarse de que ni tu pareja ni el bebé corren peligro.

El control prenatal es la manera perfecta de involucrarte más en el proceso y crear un lazo afectivo con el enano, como mamá siente cómo se mueve y patea, así que verlo en los ultrasonidos fomentará que esta etapa sea más real para ti.

En cada una de las consultas le hará revisiones físicas que incluyen:

  • Estatura: evaluación del tamaño de la pelvis y la salida pélvica. Si la abertura pelviana es reducida, el parto puede complicarse.
  • Peso: el sobrepeso puede afectar el corazón; el aumento repentino suele indicar preeclampsia.
  • Senos: buscar masas extrañas y verificar la condición de los pezones.
  • Manos y piernas: la inflamación excesiva puede ser signo de preeclampsia.
  • Orina: hacia el final del embarazo, las proteínas pueden generar preeclampsia; la presencia de cetonas indica carencia de azúcares y es un signo de diabetes. También ayuda a determinar si padece una infección renal.
  • Latidos fetales: para confirmar que el bebé vive y que su corazón y frecuencia cardiaca son normales.
  • Palpación abdominal: después de la semana 35 se puede determinar la posición del feto.
  • Presión arterial: la hipertensión puede ser indicio de problemas como la preeclampsia.

Examenes prenatales

El doctor también les pedirá un historial médico, el cual evaluará para detectar problemas con tu bebé. Si alguno de los padres pudiera elevar las probabilidades de que tu hijo presente algún padecimiento o defecto congénito, se tendrán que someter a algunas pruebas más específicas:

  • Suero sanguíneo: tiene un 85% de precisión. Se realiza entre las semanas 15 y 20 para medir el nivel de alfafetoproteína, estriol, inhibina-A y gonodatropina coriónica humana en la sangre de mamá y con ello detectar si el feto tiene defectos del tubo neural, síndrome de Down o síndrome de Edwards.
  • Translucidez del conducto raquídeo: con la ayuda de un ultrasonido de alta definición se miden los fluidos acumulados detrás del cuello del bebé para saber el riesgo de que padezca síndrome de Down y/o defectos del conducto raquídeo (espina bífida e hidrocefalia). Se realiza entre las semanas 11 y 13, aproximadamente.
  • Muestreo de vellosidades coriónicas: para diagnosticar anormalidades del feto o comprobar si corre el riesgo de presentar ciertas enfermedades hereditarias, como anemia, hemofilia, fibrosisquística y algunos padecimientos metabólicos. Entre las semanas 6 y 12 se toma una pequeña muestra del tejido externo que rodea al feto y la placenta.
  • Amniocentesis: mediante una muestra del líquido amniótico que protege al bebé se sabe si el número de cromosomas del feto es correcto y si existe la posibilidad de que haya defectos en el tubo neural o trastornos genéticos. Se recomienda que las mujeres mayores de 35 años o a aquellas cuyos exámenes de suero sanguíneo resultaron anormales se la practiquen entre las semanas 14 y 16.
  • Ecografía: para determinar la edad del feto y confirmar su desarrollo. Se coloca un gel sobre el abdomen y se desliza un transductor que envía ondas de sonido hacia la matriz; éstas rebotan en el feto y muestran una imagen en la pantalla.

Exámenes prenatales

Si quieres hacerte todos estos exámenes debes recordarle que será el médico quien los indique, esto se debe a que podrían presentarse algunos efectos secundarios, o requerir un periodo de descanso tras practicárselos. Es muy importante que realices los máximos posibles ya que de esa manera detectarás problemas con tu bebé.

 


Lo que NECESITARÁS llevar en tu maleta del hospital

Preparando la maleta para el hospital

 

- Publicidad -

Artículos Populares

- Publicidad -
Publicidad