Gateo

 

No todos los bebés lo hacen igual, cada uno tiene su estilo, de lado, pecho tierra o rodando, el chiste es que se mueva.
Es una etapa importante para él porque se está preparando para dar sus primeros pasos, pero antes tendrá que conocer sus límites, fortalecer su cuerpo, coordinar sus piernas y brazos, y aprender a mantener el equilibro.

Normalmente los bebés empiezan a gatear entre los 6 y 10 meses de edad, y caminan al año; pero no te preocupes si tarda un poco más, quizá no se siente preparado para dar el gran paso.

Cuando notes que comienza a gatear es momento de estimularlo para que se convierta en un experto. Para ello puedes:
• Poner sus juguetes preferidos a cierta distancia para tenga que ir por ellos.
• Incluir obstáculos en su camino (mascadas o pelotas), para que lo supere.

No lo pierdas de vista ni lo dejes sin supervisión, puede necesitarte en cualquier momento. Tampoco olvides que es más rápido de lo que parece, no subestimes la velocidad de sus piernitas.

Aunque gatear es el paso anterior a caminar, también trae otras ventajas, ya que le ayudará a orientarse y conocer hasta dónde puede llegar. Además de esto, mejorará la coordinación de sus movimientos, le dará independencia y confianza y, como podrá seguirte a todos lados, disminuirá su sentimiento de abandono.

Toma en cuenta que llegará a lugares y cosas a los que antes no tenía acceso, así que ten cuidado con los cables y otros objetos con los que pueda tropezarse. También es importante que pongas protecciones a todos los enchufes y las esquinas de los muebles, y no olvides colocar una barrera en la escalera para que no se caiga.

 

Texto publicado en el libro Voy a ser papá de Editorial Leto 2012