- Publicidad -

Está decidido, van a tener un bebé

 

De ser una ilusión ahora es una realidad: están listos para tener un bebé. Las emociones los invaden y quieren saber todo sobre el embarazo. Para empezar con el pie derecho deben tomar en cuanta algunas cosas para que le proceso sea sano. 

Primero lo primero, hay que suspender el uso de anticonceptivos y retirar aparatos como el DIU. También necesitaran tener al día el historial familiar, que no es otra cosa que la relación de las enfermedades que han aparecido en sus familias, incluyéndolos. Algunos ejemplos son: problemas cardiacos, alergias, cirugías, cáncer, etc.

La mayoría de los doctores hacen estudios específicos para saber si no hay ningún problema anatómico para embarazarse. Los más comunes son:

Citología vaginal: diagnostica lesiones malignas e infecciones vaginales.

Cuadro hemático: detecta anemia o infecciones.

Hemoclasificación: determina el factor RH, para evitar complicaciones si el de mamá es negativo y el del bebe positivo.

Prueba de glicemia: detecta los niveles de azúcar en la sangre.

Prueba de creatina: comprueba el funcionamiento del riñón.

Orina: descarta infecciones en las vías urinarias.

Frotis vaginal: identifica si existen bacterias.

Serología: descubre anticuerpos relacionados con la sífilis.

Serología para rubéola, herpes y citomegalovirus: expone anticuerpos y sustancias que combaten dichos padecimientos.

Prueba de VIH/SIDA: detecta su presencia.

 

Si en sus familias existe alguna enfermedad genética hay que hacérselo saber al ginecólogo, quizá ni tú ni tu pareja hayan presentado una, pero no quiere decir que no sean portadores de los genes.

Los exámenes genéticos son necesarios sobre todo si mamá tiene más de 25 años y para las mujeres que tienen un hijo con algún defecto del tubo neuronal.

Texto publicado en el libro Voy a ser papá de Editorial Leto 2012

 

 

- Publicidad -

Artículos Populares

- Publicidad -
Publicidad