Las mascotas son parte esencial en la vida de los niños. no importa si se trata de un perro. un gato, una tortuga o un conejo, los animales siempre les llaman la atención. Es muy importante fomentarles el amor por estos seres y que le expliques la gran responsabilidad que implica tener una mascota en casa.

¿QUIÉN ES QUIÉN?

Posiblemente tu y tu pareja hayan tenido un animalito desde antes que llegara el nuevo miembro a la familia. lo que podría traer consigo desconcierto. Primero que nada, no excluyas a tu mascota, recuerda que será mucho mejor que se familiarice con el bebé poco a poco que de golpe. Algo que puedes hacer, sin importar si el animalito llega antes o después que tu hijo es permitirle entrar al cuarto del pequeño para que olfatee un poco el lugar y sepa que no se trata de un desconocido. Otra alternativa es darle a oler algo de su ropa, esto con la finalidad de que sepa quién es al momento de acercársele.

BUENOS AMIGOS DESDE EL PRINCIPIO

Lo peor que puedes hacer es alejarlos a ambos, pues si bien es cierto que muchos perros y gatos actuan instintivamente, no debes sobreproteger a tu pequeño, ya que es bien sabido que los excesos siempre son contraproducentes. Si tu mascota y tu hijo no se relacionan regularmente es casi un hecho que el animalito no lo reconocerá y podría atacarlo por considerarlo una amenaza para la familia. Por otro lado tu chiquito puede desarrollar cierta aversión por los animales lo que suele convertirse en miedo o también en odio. Por esto motivo debes de tratar que ambos coincidan en tantas actividades como sea posible.

Aún cundo tu mascota esté educada y sea sumamente mansa nunca dejes a tu pequeño a solas con ella, supervisa la relación. Recuerda que los niños no miden las consecuencias de sus actos, por lo que un movimiento brusco podría hacer que el animalito se sienta amenazado o agredido

GRANDES BENEFICIOS

Es muy probable que tu hijo vea a tu mascota como un compañero de aventuras y a un defensor: especialmente si se trata de un canin. Los perros suelen ser sumamente protectores con sus amos e incluso más si se trata de un pequeño. Además tener en casa una mascota fomentará en tu chiquito el amor y respeto por los animales y le creará un gran sentido de la responsabilidad. Lo anterior es especialmente cierto si le asignan ciertas tareas a tu hijo.

POSIBLES PROBLEMAS

Los recién nacidos suelen desarrollar alergias a los animalitos. Esto es mucho más común si en caso hay una mascota que suelte pelo, como los gatos y algunos perros. En realidad no existe una solución contundente para este problema, lo que si es un hecho es que debes evitar a toda costa a los felinos si se trata de un perrito lo mejor  es que no sea golden retrieve, pastor alemán, alaska malamut, o samoyedo. Por su parte si tienes animales acuáticos la como ranas, peces o tortugas, el aseo de los estanques es elemental pues el agua se ensucia constantemente convirtiéndose en foco de infecciones. Los signos típicos que presentan los niños con alergias son ojos rojos y llorosos, ronchas en la piel, congestión nasal, obstrucción de las vías respiratorias sin razón aparente en otras.