Los orificios nasales de los bebés son más estrechos y pequeños. No se recomienda presionarlos debido a que la aspiración puede ser demasiado fuerte y afectar sus oídos, además obstruyes momentáneamente su respiración.

Anatómicamente la nariz de los bebés, después de la epiglotis (el cartílago que cuelga en la parte de atrás de la lengua) es un poco más alta y muy cercana al paladar blando, haciendo más sencilla la respiración por la nariz en lugar de por la boca.

Tomemos en cuenta que en los dos primeros años de edad la respiración generalmente es por la nariz y no por la boca, lo que ayuda al niño a succionar el alimento durante la lactancia, al tiempo que respira. Cualquier obstrucción en su nariz puede impedirle respirar correctamente, por eso es de suma importancia mantenerla despejada y humectada, evitando dificultades para dormir o alimentarse.

Afortunadamente limpiar de manera regular la nariz de tu bebé con agua de mar 100% natural, con un aplicador especialmente diseñado para recién nacidos y bebés como Sinomarin® Bebés te ayudará a mantenerla humectada y libre para respirar.

Si requieres más información sobre la salud nasal de tu bebé consulta a tu pediatra.

Te decimos como mantener limpia la nariz de tu bebe con un experto 

SINOMARIN LIMPIEZA Y CUIDADO NASAL PARA EL BEBE