Sobre la higiene de tú bebe… ya sabes cómo bañarlo, cómo cortarle sus uñitas, cómo peinarlo, cómo cepillarle la boca; sin embargo, te preguntas, ¿Cómo limpiar adecuadamente su pequeña nariz sin lastimarlo?

A los bebés les cuesta respirar por la boca, están acostumbrados a respirar por la nariz y suelen generar mucha mucosidad, sobre todo cuando están resfriados. Por eso es necesario descongestionar su naricita de forma que puedan respirar sin dificultad para alimentarse y dormir mejor.

El lavado nasal agua de mar 100% natural es la mejor forma de mantenerla limpia, humectada y libre para respirar.

 

Así como existen accesorios especiales para el tamaño de sus manos, boca o pies, Sinomarin® Bebés tiene una presentación diseñada especialmente para su nariz.

 

Pasos para limpiar la nariz de tu bebé:

  1. Limpia bien la nariz del bebé con un pañuelo o algodón. (Figura 1)
  2. Separa una de las ampolletas de Sinomarin® de la tira y gira la punta para abrirla. (Figura 2)
  3. Acuesta al bebé boca arriba y gira su cabeza hacia la derecha. (Figura 3)
  4. Introduce suavemente la punta de la ampolleta en la fosa nasal izquierda y presiona para liberar la cantidad deseada. (Figura 4)
  5. Posteriormente gira la cabeza hacia al lado opuesto y repite la aplicación en la otra fosa nasal. (Figura 5)
  6. Retira la ampolleta de la nariz del bebé y regrésalo a la posición inicial —al tiempo que permites a la solución actuar durante unos segundos—. (Figura 6)
  7. Finalmente, limpia la nariz de tu bebé o utiliza un aspirador nasal para eliminar la mucosidad. (Figura 7)

Si el contenido de la ampolleta de Sinomarin® Bebés no fue utilizado en su totalidad, la parte superior de la ampolleta se voltea para servir como tapón. Use el contenido de la ampolleta dentro de las 24 horas posteriores a su apertura.

Si requieres más información sobre la salud nasal de tu bebé consulta a tu pediatra.