Una nueva familia

La llegada del bebé es uno de los acontecimientos más importantes en la vida de la pareja y, como todo evento excepcional, toca los rincones más profundos de cada persona. Muchos padres recuerdan el nacimiento de sus hijos como el día más feliz de sus vidas y hablan de los preparativos y la convivencia familiar con inigualable emoción y nostalgia. Ahora que estás iniciando esta nueva etapa, probablemente experimentarás una enorme incertidumbre. Permítete sentir cualquier emoción y mantente atento a los cambios que esta aventura traerá.

¡A tejer chambritas!

Estas palabras tan típicas de los doctores pudieron haber tenido un impacto inesperado en ti, pues nunca es lo mismo pensar en la posibilidad de un embarazo que tener la certeza de que tu bebé, efectivamente, viene en camino. Aunque al principio hayas entrado en shock, seguramente ahora que lo tienes en tus brazos sientes una inmensa alegría y una inexplicable necesidad de hacer algunos ajustes en tu vida.

Reacomodando la casa

Por mucho que hayas preparado su cuarto, su ropa, sus artículos de baño y sus juguetes, ahora es el momento de empezar a familiarizarte con ellos en la práctica. Tanto tú como tu pareja resentirán las primeras semanas, pues no sólo la demanda de tiempo será total, sino que verás tu hogar convertido en una casa de muñecas donde abundan los pañales, las cobijas, los baberos y las mamilas. Trata de llevar un orden con todos los aditamentos que utilices y mantenlos a la mano, de forma que puedas ocuparlos cuando los necesites y guardarlos nuevamente sin dificultad.

Reajustes en la pareja

No es lo mismo hablar de dos que de tres. La llegada de un hijo siempre trae un desequilibrio en la pareja. Ambos deben estar preparados para enfrentar la falta de sueño, los gastos imprevistos, la reducción en los planes y la baja en la vida sexual, pues éste será su nuevo estilo de vida durante los primeros meses. Para disminuir el estrés que todo esto provoca pueden:

Hablar de sus temores sobre la maternidad y la paternidad.
Preparar el cuarto del niño y disfrutar cada nuevo detalle que añadan a él.
Planear con anticipación cómo serán las primeras semanas con él en casa, cuáles serán las tareas que le corresponderán a cada uno y cómo se turnarán para cuidarlo.
Escribir todo lo nuevo que harán con su bebé.
Recuperar la comunicación y reservar un tiempo para estar solos.
Estar conscientes de las emociones y las necesidades del otro.

Los nuevos padres

En la actualidad, los roles en la familia han cambiado. Ahora mamá y papá trabajan y ambos comparten responsabilidades en casa. Los dos se esfuerzan por tener una relación más cercana con sus hijos y por ayudarlos a crecer de una forma más integral. Todo esto conlleva a más responsabilidades, a una mayor introspección personal y a una comunicación más efectiva con la pareja. Algunos consejos para iniciar la paternidad son:

En los primeros meses, mantén el enfoque sobre las actividades importantes y deja de lado las que puedas realizar después, como lavar los platos o tender la cama.
Haz una lista de las responsabilidades que les tocan a ambos y tenla a la vista.
Celebra con tu pareja cada avance que hayan tenido en las tareas básicas como el cambio de pañal, el baño y la alimentación.
Aprovecha los momentos en los que el bebé está dormido para descansar y platicar con tu pareja sobre sus puntos de vista, sus disgustos y sus experiencias.
Conserva un buen sentido del humor.

¡Soy mamá!

Después de que el embarazo cambió tu cuerpo y tus emociones, ahora viene un periodo en el que toda tu energía estará enfocada en tu bebé y tendrás poco tiempo para ti. Quizás te sientas menos atractiva, algo apática y hasta un poco irritable. Apóyate en tu pareja, él puede reconfortarte y hacerte sentir bonita, además puede ayudarte con algunas tareas y aligerarte la carga.

Por otro lado, la relación con tu bebé irá llenando nuevos espacios y dará un sentido distinto a las cosas. Sé paciente y con el tiempo te sentirás la mujer más afortunada del mundo, entenderás que ser madre, además de tratarse de una tarea de tiempo completo, es quizás la responsabilidad más fuerte, pues tú representas el primer vínculo que tu hijo tiene con el mundo. Ten esto en mente y verás cómo en esos momentos en que no sabes qué hacer encontrarás la solución adecuada.

¡Soy papá!

A pesar de la alegría de cargar a tu hijo en tus brazos, puedes llegar a sentirte celoso o desplazado, ya que en los primeros meses tu pareja debe mantener una relación muy estrecha con él y tú estarás un poco fuera de esta mancuerna. Si experimentas este tipo de emociones, no te espantes, trata de ayudar a mamá en todo lo que puedas para que logren pasar un rato juntos y aprovecha este acercamiento con tu hijo, pues al cabo de unos meses, tú serás tan importante para él como ella, te convertirás en su súper héroe y en la persona a la que más admira.

¡Llegó un hermanito!

Cuando una familia está conformada y llega un bebé nuevo, es muy probable que sus hermanos experimenten cierto recelo y rechazo por temor a que les quite el cariño y la atención de sus padres. Este sentimiento es totalmente normal y va disminuyendo con el tiempo en la medida en que se involucran en las tareas del bebé y entienden que el hecho de su llegada no implica su desplazo. Hazles saber a tus hijos que tu amor hacia ellos no cambiará en nada.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram