¿Un embarazo afecta emocionalmente también al Papá?

Muchas veces hemos oído decir a algunos de nuestros amigos que es la esposa quien está embarazada pero el papá es quien tiene las náuseas.Nos parece algo risueño. En muchas reuniones de amigos cuando alguno hace este comentario provoca la risa generalizada del grupo y no falta quien se une al afectado, comentando que también le sucedió lo mismo en algún embarazo de su mujer.

Otro dirá, que era él quien tenía los antojos. Y un sinfín de síntomas comunes del embarazo que como por reflejo, experimenta el padre.

 ¿Es normal que esto suceda?

Esa reacción del papá es natural,  aunque lo asocian a un sentimiento de abandono, como una respuesta para demostrar que también él está esperando a su hijo, no solamente la madre que es quien lo lleva en el vientre.

Es así. El papá también está esperando un hijo. Su cuerpo no está experimentando los cambios que experimenta el de la madre, pero su vida ha cambiado en función a ese embarazo que también él buscó y programó junto a su mujer. Antes de ese embarazo hubo un período de proyectos y planes, de consultas y asesoramiento, de preparación emocional para decidir el momento en que estuvieran ambos aptos para buscar ese hijo.

Lo que sucede es que en el tiempo previo, cuando todo era un proyecto, participaban activamente ambos padres. Luego, cuando se confirma el embarazo, es la mujer quien acapara todas las atenciones y ya nadie se preocupa del padre. El también está esperando a su bebé.

Posibles causas de las emociones encontradas
  • Es posible que llegues a ver a tu bebé como aun rival. En este caso, el hecho de acentuar tu disponibilidad hacia tu bebé te permite defenderte de esos sentimientos desagradables.
  • Si te sientes abandonado, pues la llegada de un bebé puede reactivar antiguos temores de abandono. Por otro lado, si tú pareja y tu han vivido mucho tiempo sin hijos o eran una pareja que pasaba mucho tiempo juntos y compartían muchas actividades, la llegada de tu bebé, aunque sea deseada, puede conducirte a una crisis momentánea.
  • Es posible que te angustie la idea de ser el Papá Ideal y no puedas cumplirlo. Tranquilo eso irá pasando a medida que crezca.
  • Inconscientemente puedes estar envidiando las capacidades femeninas de tu esposa y en consecuencia, puedes experimentar un sentimiento fuerte de exclusión.
Lo que puedes hacer
  •  Habla con tu pareja, expresale tus emociones y sentimientos.
  • Trata de estar relajado, no permitas que la ansiedad que se produce en las fechas próximas al parto te produzca falta de apetito, náuseas, vómitos, dolores renales y dentales.
  • Pide a tu pareja que te dedique algo más de tiempo a solas, pueden ir de paseo, ir al cine, programen una cena romántica.
  • La mejor manera para superar esos malestares es participar junto a su mujer en todos los nuevos eventos que ella tiene que afrontar. Acompañarla a la consulta médica, a sus controles, cuando se realiza alguna ecografía, ambos tienen el mismo derecho de ver a su hijo en crecimiento; oír sus latidos, ver sus movimientos; comprobar que está allí y que está muy bien.

El embarazo es así, de la pareja. Ambos padres, desde ángulos diferentes, están esperando a su hijo. Ella lo lleva en el vientre y él la acompaña y apoya en todo momento, para recibirlo juntos. Juntos van comprando el ajuar del bebé, realizando la decoración del cuarto y asisten a los cursos de preparación para el nacimiento. Ambos, tienen los mismos temores, las mismas angustias y experimentan la ansiedad, en igual medida.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram