¿Tus niños aburridos en casa?

Los niños deben entender que en la vida el tiempo no está estructurado, aunque a veces nosotros mismos estructuramos las 24 horas de sus días.

Colegio por la mañana, almuerzo, actividades extraescolares, tiempo para hacer las tareas, una hora de juego, ducha, cena y a la cama. Es por ello, que si un día nos falla nuestra estricta planificación, el niño soltará la temida frase y no sabremos cómo solucionar “el problema”.

Sin embargo, los expertos han llegado a la conclusión de que el aburrimiento es necesario y muy importante para los niños. El tiempo no estructurado les da la oportunidad de explorar en su mundo interno y externo, lo cual es el comienzo de la creatividad.

Cuando un niño se aburre hay que animarle a que de rienda suelta a su imaginación para encontrar alguna forma de entretenimiento. De esos momentos de aburrimiento, pueden salir ideas muy divertidas y el niño será capaz de utilizar los recursos que tiene disponibles con el fin de solucionar su problema, “estar aburrido”.

Si tu hijo repite con cierta frecuencia que se aburre, te aconsejo que hagas un “Tarro del aburrimiento”. Esta idea consiste en colocar en un tarro varias ideas escritas en un trozo de papel. De manera que, cuando el niño se aburra pueda coger una idea del tarro y divertirse con lo que pone en el papel. Algunas ideas son:

• Poner música y bailar.
• Hacer un dibujo para enviárselo a los abuelos.
• Buscar formas en las nubes.
• Planear una casa del tesoro con pistas.
• Organizar la habitación.
• Escribir un cuento.
• Recortar fotos de revistas y hacer un collage.
• Hacer un calendario con fotos de la familia y marcar las fechas importantes, como los cumpleaños o aniversarios.
• Hacer un postre.
• Crear muñecos con calcetines viejos y botones.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram