Trauma Sobre Asistir A La Escuela

Las personas más cercanas al niño tienen un papel muy importante en la prevención de los trastornos de ansiedad

Los padres y los educadores pueden reducir el impacto de las situaciones o acontecimientos vitales estresantes que viva el niño, pueden educarlo para potenciar sus recursos personales y pueden promover nuevas experiencias y fomentar hábitos de vida saludables.

Desde los desastres naturales como terremotos, inundaciones y tornados hasta el ‘bullying’ y la violencia, hay algunas situaciones que tanto los padres como los hijos están forzados a enfrentar y pensar en ello a diario, según la Doctora enEducación Pam Myers, de California, Estados Unidos.

Ella sugiere hablar acerca de cómo ayudar a los niños a enfrentar y superar el trauma escolar. Veamos:

Apagar el televisor

Si bien es importante saber lo que sucede, los programas noticiosos a menudo practican el sensacionalismo y las imágenes de los medios y su información pueden molestar muchísimo a los niños.

Ellos escuchan lo suficiente en la escuela en relación con incidentes que suceden y gracias a que conversan con sus amigos.

Por tanto, no necesitan imágenes e historias que complican la situación. La meta es ayudarles a retomar una vida normal y los medios pudieran impedir aquello.

Hablar con el hijo

Es importante abrir líneas de comunicación entre padres e hijos. Como progenitores, todos debemos saber que nuestros hijos pudieran hablar con nosotros sobre sus sentimientos.

Es bueno entonces hacer preguntas y escucharles mientras comparten sus experiencias respecto de cómo se sienten y qué es lo que quisieran hacer frente a un tema en particular.

“Sean honestos siempre con sus hijos cuando no estén seguros de cuál es la respuesta a algo o cuando no se sientan cómodos para darles información de todos los hechos.

Está bien decirles que se requiere un tiempo para pensar bien sobre aquellas inseguridades que se tienen antes de hacer comentarios frente a ellos”, dice Myers.

Reaseguramiento

Según manifiesta el autor, el mundo no siempre es un lugar seguro, pero nosotros necesitamos ser capaces de dar a nuestros hijos un sentido de seguridad y comodidad.

Hay que hablar con ellos. Ofrecer una presencia tranquila y sólida. “Si usted es capaz de mantener la calma, al menos cuando está junto a sus hijos, ellos aprenderán de esto.

Mantener las rutinas y proporcionar una estructura también ayuda a que el niño se sienta seguro y sepa qué esperar”, añade.

Motive a sus hijos a apoyarse uno al otro

Dependiendo de la edad de su hijo, se dará cuenta de que los mayores pueden sentirse más seguros cuando son capaces de estar junto a sus amigos.

Ayude a sus hijos a coordinar eventos o actividades divertidas y/o a colaborar con una determinada situación.

Por ejemplo, en el caso de un desastre natural, su hijo pudiera estar dispuesto a ser voluntario para ayudar a quienes hayan sido afectados.

Busque ayuda profesional

Dependiendo de cuán traumatizante puede ser una situación y de la reacción de su hijo, él pudiera beneficiarse al hablar con un profesional.

No es una debilidad de su parte o de sus hijos. A veces las experiencias requieren de tiempo para superar problemas y una ayuda de una persona capacitada para ello, puede enseñar a un niño a desarrollar sus habilidades y a trabajar en la clarificación de sus emociones y sus reacciones frente al incidente ocurrido.

Muchas escuelas también proporcionan consejería a los estudiantes luego de un evento traumático. Finalmente, es importante cuidarse bien a uno mismo. Cuando algo tenebroso sucede a los hijos puede ser supremamente estresante para los padres también.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram