Tomar una siesta beneficia de esta forma a los pequeños

Tomar una siesta beneficia de esta forma a los pequeños

Descubre las ventajas de que a tu pequeño le guste dormir por las tardes.

Uno de los placeres de la vida es dormir, y los pequeños lo saben bien. Conforme los niños van creciendo, el tiempo de sueño disminuirá poco a poco. No por eso, los niños dejan de tomar siestas como si fueran muy pequeños todavía.

Las siestas durante la tarde tienen grandes beneficios para los pequeños: uno de ellos es la modulación de las funciones cardiovasculares, respiratorias y endocrinas. Además, durante este momento, se regula la liberación de la hormona del crecimiento, que es esencial para su desarrollo.

Durante el sueño, incluyendo la siesta, se da la organización de la información obtenida durante las horas de vigilia, lo que contribuye a la maduración del cerebro. Así, los pequeños ejercitan su capacidad de memoria.

No sólo para las funciones cognitivas, la siesta le ayuda a los niños a reponer fuerzas, favorece el crecimiento y ayuda en los procesos de aprendizaje.

Evitar la siesta podría ocasionarle a tu hijo problemas como agotamiento, alteración en los horarios de descanso y terrores nocturnos. Es por eso que es importante que duerma por lo menos una hora después de su comida.

Si a tu pequeño le gusta dormir unas horas extras durante el día, no te preocupes. Como has visto, es muy normal. Te sugerimos que durante su siesta respetes su tiempo de sueño, lo lleves a un lugar cómodo y permanezcas cerca de él por si despierta y no se asuste.

Related posts

Tips Para Cuidar Gemelos

Tips Para Cuidar Gemelos

Con la llegada de un bebé, se genera un enorme cambio para la familia Pero si en lugar de uno, son dos los que llegan, o tres o incluso más, las dificultades se van a multiplicar prácticamente en la misma medida ¿En la misma cuna? Como cualquier recién nacido, los gemelos van a necesitar cierto

Posted
La importancia del rotundo “No”

La importancia del rotundo “No”

Un conocido poeta recibió la visita de un colega, que se definía partidario de dejar a los niños en total libertad para que crecieran siguiendo su propio impulso. El poeta le invitó a salir al jardín. Una vez allí, le sorprendió mucho que no hubiera ninguna flor. Todo eran malas hierbas. “Solía estar lleno de

Posted

Comentar