¿Tienes que ponerle limites a tushijos?

Si bien se ha debatido que los deberes escolares pueden significar grandes carencias del sistema educativo

También significa que nuestros hijos necesitan practicar los nuevos conocimientos que van adquiriendo. Por ejemplo la lectura y la escritura.

Lo ideal es encontrar el equilibrio para la realización de los deberes, sin agobiar al niño con técnicas de aprendizaje repetitivas que no terminan de afianzar el conocimiento.

No obstante, y mientras se define la forma idónea de complementar el aprendizaje, se debe reflexionar sobre el apoyo brindado por los padres.

Es de vital importancia establecer parámetros que permitan a tus hijos asumir responsabilidades. De igual manera se debe limitar la ayuda que le brindas al momento de hacer los deberes.

¿Cómo puedo fomentar en mi hijo el hábito de la responsabilidad escolar como deber?

Las obligaciones escolares son responsabilidad del niño, no de los padres.

La labor de estos debe ser enseñarle a organizarse y resolver las dudas que puedan surgir.

Si deseas que tu hijo aprenda a ser responsable con sus deberes escolares, es prudente iniciar esta práctica desde que es pequeño.

Darle tareas y pequeñas obligaciones, acordes a su edad, irá entrenando su capacidad de actuar con compromiso ante situaciones sencillas.

Y de esta manera podrá obtener grandes beneficios en su desarrollo escolar.

Es conveniente establecer un tiempo límite para la ejecución de los deberes. La mayoría de los pequeños se distraen y pueden pasar varias horas en asuntos que podrían resolverse en menos tiempo.

En estos casos, es ideal recordarles que al culminar sus deberes podrán disfrutar de alguna actividad que le resulte más placentera.

El niño debe aprender a valorar el esfuerzo del trabajo diario, y luego podrá disfrutar de la satisfacción de haber cumplido con el deber.

Por otra parte, se debe evitar que los padres hagan todos los deberes junto al hijo. Ya que debe aprender a desenvolverse de manera autónoma.

Se pueden mantener cerca, para supervisar y apoyar, no para hacer el trabajo por él.

Indícale que debe recoger sus juguetes al terminar de jugar. Al principio lo puedes ayudar, pero poco a poco debes dejar que lo haga por sí mismo y supervisas que lo haga bien.

Establece lugares específicos para guardar cada cosa. Así cuando le indiques que es tiempo de recoger sus juguetes sabrá en dónde colocarlos y en dónde buscarlos la próxima vez que quiera usarlos.

Es importante expresar nuestra opinión sincera acerca de su desenvolvimiento. Esto ayuda a reforzar la motivación y rectificar lo que sea necesario.

Las rutinas cortas resultan ideales en niños pequeños. Prueba a sentarte con tu hijo todos los días durante al menos 20 minutos y trabajar en el mismo sitio, puede ser coloreando o haciendo figuras con plastilina.

¿Qué límites hay que poner en los deberes?

Al hacerse mayores es importante no descuidar el buen hábito. También establecer de manera clara y explícita los límites que habrá al momento de hacer los deberes escolares.

Para ello, es fundamental hacerte entender de manera efectiva y concreta, evitando instrucciones genéricas o ambiguas que generen confusión en tu hijo.

Si ya has establecido un tiempo fijo para realizar los deberes es importante que lo cumplan. Si ocurriera alguna excepción debe quedar claro que se trata de una ocasión especial y retomar la rutina.

Evita que tu hijo esté expuesto a objetos que lo distraigan, como aparatos electrónicos o juguetes.

En este aspecto resulta eficaz tener un espacio específico para estudiar y hacer los deberes donde pueda concentrarse con facilidad.

En la medida que tu hijo va superando cada año escolar irá desarrollando la madurez que requiere para enfrentar nuevos desafíos.

Cuando el niño sepa de lo que es capaz no será necesario decirle cada vez lo que tiene que hacer. Aunque hay que tener en cuenta que cada hijo es diferente.

En un principio deberás tener mucha paciencia y dedicación. Pero con el tiempo el niño estará capacitado para evaluar situaciones y actuar responsablemente, gracias a todo lo que le habrás enseñado.

Recuerda que, en ocasiones, la carga excesiva de deberes puede resultar contraproducente ya que puede promover el rechazo hacia la escuela y al aprendizaje.

Por lo tanto, es fundamental disponer del tiempo libre, necesario para divertirse y compartir en familia.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram