Sin drama el primer día de clases

Cuando dejas a tu hijo en la escuela no es una tarea sencilla

Es probable que surjan muchas dudas y temores, pero como mamá debes de estar preparada para ofrecerle todo tu apoyo incondicional y asegurarle que nada pasará durante el primer día de clases en el kínder.

Cómo calmar la ansiedad del primer día
Leer juntos

El inicio de la educación preescolar es un gran paso, y no debe extrañarte que se presenten miedos, ansiedad y algo de confusión.

Una manera de alejar estos temores es leyendo juntos, busca en la librería más cercana algunos títulos que hablen sobre el primer día de clases, intercala la lectura con preguntas para tu pequeño; de esta manera podrás identificar cuáles son sus temores.

Restarle importancia

Para ti como mamá el primer día de clases es todo un evento. Es probable que sientas la imperiosa necesidad de hablar todo el tiempo sobre el kínder, sus nuevos amigos y todas las cosas divertidas que habrá ahí.

Intenta en la medida de lo posible no exagerar el acontecimiento ya que puedes generar ansiedad innecesaria en tu pequeño. Invita a tu hijo a dar una visita a la escuela, de esta manera el primer día de clases estará mucho más seguro.

Llevar su muñeco favorito

Todos los pequeños a esta edad tienen un juguete favorito, puedes hablar con los profesores y pedirles que lo dejen pasar los primeros días con su muñeco, que por supuesto solo sacará a la hora del recreo.

Este gesto lo hará sentirse más tranquilo sintiendo que tiene un pedacito de su hogar en la escuela, logrando más seguridad durante los primeros días.

Controla tus impulsos

Es normal que tu pequeño llore durante su primer día de escuela y que no resistas el impulso de ir a abrazarlo.

Por muy duro que parezca, la mejor opción es darle un beso en la entrada de escuela y dar la media vuelta sin mirar atrás, incluso si está llorando. Recuerda que correr a consolarlo solo aumentará más su ansiedad de separación.

Confía en los profesores, están capacitados para desempeñar su trabajo y sabrán manejar la situación.

Es probable que tu pequeño llore un rato, pero después estará jugando alegremente con todos sus compañeritos. El primer día de clases siempre es difícil, procura evitar la ansiedad en tu pequeño al ingresar al kínder.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram