Que las bajas temperaturas no enfermen a tu familia

Que las bajas temperaturas no enfermen a tu familia

Seguir una cultura de prevención es lo mejor para no dejar que nuestra imagen decaiga al enfermar, por ello Estilohoy.com te trae estos consejos.

Estar resfriado es lo menos cool del mundo. Tu voz se escucha extraña, tu nariz se vuelve rojiza y utilizas cientos de pañuelos desechables al día. Y lo peor de todo, dura como mínimo unos siete días.

Lamentablemente, se ha observado que los catarros y las gripes, aunque se producen durante todo el año, lo hacen con mayor frecuencia durante el otoño y el invierno. Es decir, al llegar el frío del invierno, aumentan las probabilidades de enfermarse.

De acuerdo con las explicaciones científicas, el factor que más afecta es el denominado “efecto aglomeración”. Y es que durante las épocas más frías y húmedas tendemos a estar más juntos, en lugares cerrados y durante más tiempo, por lo que un virus que en verano se propagaba por 10 personas, en invierno lo hace en 100.

A pesar de ello, siempre existen medidas precautorias que te pueden ayudar a evitar estos males y seguir siendo tan sofisticado y elegante como lo eres el resto de las estaciones:

Lavarse las manos con frecuencia

Un lavado frecuente destruye los virus que pueden haberse recolectado al tocar a otras personas o a superficies expuestas. Por eso, después de ir de compras, en el trabajo o tras haber estado en lugares públicos, lavarse las manos es lo más importante para evitar el contagio.

Una toalla por persona

Se sabe que las toallas de tela pueden conservar con vida a los gérmenes durante horas; por ello los médicos recomiendan usar toallas de papel y no compartir las de tela entre los integrantes de la familia.

Ventilar los ambientes

Se aconseja abrir las puertas y ventanas de la casa para favorecer la circulación el aire, porque el estancamiento de éste favorece la proliferación de gérmenes.

Reducir el contacto con personas

Si ya se presentan los síntomas típicos del resfrío o la gripe es mejor evitar el contacto directo con los demás para evitar el contagio.

Utilizar utensilios desechables

Si algún miembro de la familia ya está enfermo, lo ideal es que todos recurran al uso de elementos desechables, sobre todo en el caso de pañuelos y toallas.

Evitar el contacto con el rostro

Para sonarse la nariz o frotarse los ojos siempre deben tenerse las manos limpias y usar pañuelos, ya que son los principales puntos de ingreso de virus y microbios.

Mantener una temperatura cálida

Un buen abrigo es fundamental no sólo para mantener constante la temperatura corporal sino porque también las bufandas, guantes y gorros sirven de barrera contra la invasión de gérmenes.

El cuerpo limpio

Es necesario bañarse por la tarde y jamás acostarse con el pelo húmedo. Un cuerpo limpio evita la manutención de virus que, tal vez, estén en nuestro cuerpo pero aún no han ingresado en él.

Evitar el estrés

Al aumentar los niveles de estrés, las defensas bajan y el cuerpo se vuelve más propenso a enfermarse.

Alimentación equilibrada

Toma mucha agua y duerme bien durante la noche. Una alimentación equilibrada ayudará a mantener tus defensas en buen estado.

Related posts

Haz de la lectura un hábito para tus hijos

Haz de la lectura un hábito para tus hijos

Abrir un libro y sumergirse en una buena historia es un hábito que puedes inculcar a los pequeños con estos consejos. El gusto por los libros es uno de los hábitos más difíciles de adquirir cuando somos adultos, por esta razón es muy importante que como madre dediques un tiempo a inculcar la pasión por

Posted
El temperamento del bebé. Consejos prácticos

El temperamento del bebé. Consejos prácticos

“¡Tan pequeño y con un temperamento tan marcado!”. La mayoría de los padres hemos pensado algo así cuando nuestro bebé se ha lanzado a llorar con todas sus fuerzas en mitad de la noche para reclamar su alimento o su chupete. Cuestionarnos si debemos o no responder a las demandas de nuestro bebé de forma

Comentar