Prueba de embarazo

Probablemente hayas notado que tu regla se atrasó algunos días o incluso semanas, lo cual despertará la sospecha de que estás embarazada. Existen varias formas para confirmar esta situación, una de ellas es mediante un examen de sangre.

Sin embargo, los resultados suelen tardar un par de días y seguramente estás tan ansiosa por saber si te convertirás en mamá que no estás dispuesta a esperar tanto tiempo. No te preocupes, hay otra opción para estar segura, sólo basta con que acudas a la farmacia o tienda de conveniencia más cercana y adquieras una prueba de embarazo, la cual, además de ser más económica que un estudio sanguíneo, la puedes usar a partir del primer día de retraso y por lo general tiene un porcentaje de efectividad bastante alto (hasta del 99.5% si se aplica adecuadamente).

Este tipo de test mide la hormona gonadotropina coriónica humana (GCH), misma que se produce durante el embarazo y aparece en la sangre y en la orina 10 días después de la concepción. Los pasos para realizarla son:

Quita la tapa protectora y colócala unos cinco segundos bajo la orina.
Ciérrala y ponla en una superficie plana para que absorba adecuadamente.
Alrededor de cinco minutos después obtendrás el resultado, el cual identificarás porque ambas ventanas se teñirán o porque la que tiene el signo positivo (+) se pintó; esto depende de cada prueba, así que no olvides leer las instrucciones detenidamente.

La puedes usar a partir del primer día de retraso y suele tener un porcentaje de efectividad muy alto.

Es muy importante que tomes en cuenta que si estás en algún tratamiento para la infertilidad la prueba puede dar un falso positivo, ya que éstos suelen contener hormona gonadotropina menopáusica (HMG) o gonadotropina coriónica humana (GCH).

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram