Produce más leche materna para tu bebé

Puede que la mamá piense que no produce leche suficiente para satisfacer las exigencias de su bebé. Sin embargo, cuanto más succione el bebé, más leche producirá la mamá.

En principio, según los especialistas, las insuficiencias reales en la producción de leche son pocas y, en la mayor parte de los casos, la preocupación de las mamás carece de fundamento. Por tanto, antes de alarmarte, comprueba que el bebé está saciado, no tiene apetito recibe la cantidad de leche que necesita.

Sin embargo, en el caso de que sí que tengas poca leche, te explicamos cuáles pueden ser las causas.

– Falta de estimulación del pecho. Si no se da el pecho de forma frecuente, a causa de dolor en los pezones, estrés o indisposiciones de la mamá, la producción de leche disminuye.

– También puede suceder que la mamá tenga suficiente leche pero el bebé no se coja bien al pecho y no reciba la cantidad de leche que necesita. En este caso, el secreto para mejorar la alimentación del pequeño está en conseguir que el bebé se coja bien al pecho.

Qué puedes hacer

Si produces menos leche de la que tu hijo necesita, puedes actuar de la siguiente manera:

– Estimula el pecho. La succión del pequeño o la utilización del sacaleches son la mejor manera de aumentar la producción de leche.

– Alimenta al bebé a demanda: ponlo al pecho cuando quiera y durante todo el tiempo que quiera. Dale sólo leche materna y sigue una dieta equilibrada.

– Busca la mejor posición para dar el pecho y, cuando el pequeño esté succionando, comprime el pecho con las manos, con el fin de aumentar el flujo de leche. Cuando creas que la leche llega en la cantidad adecuada, cambia de pecho y continúa hasta que el bebé ya esté saciado.

– Si es preciso dar al pequeño un complemento, usa el Sistema de Nutrición Suplementaria. El bebé recibirá el alimento que necesita sin tener que usar el biberón. De este modo, además, la succión del pezón estimulará la producción de leche.

– Algunas plantas medicinales contienen propiedades similares a los estrógenos femeninos, por lo que estimulan la producción de leche. Entre ellas, las semillas de sésamo son las más recomendadas.

– Si, a pesar de todo, adviertes que sigues produciendo poca leche, consúltalo con el médico: puede suceder que la causa se deba a que las tiroides no funcionen de forma adecuada.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram