¿Porqué tu hijo sufre de estrés?

Las preocupaciones que vivimos los adultos muchas veces sin desearlo se trasladan a la vida de los más pequeños

Un estudio de la Oficina Nacional de Estadísticas encontró que cada diez niños, uno padece de estrés, ansiedad o depresión, entre otros problemas relacionados con la salud mental, que en la actualidad sufren casi un millón de niños de cinco hasta quince años de edad.

Estudios

Un estudio realizado por NSPCC dice que el 50% de los niños sufren estrés debido a temas relacionados con su desempeño escolar, derivado de las calificaciones que necesitan obtener así como de la presión que sienten ante el posible hecho de repetir el curso.

Problemas familiares

Los niños también se sienten estresados debido a problemas familiares ya que no están preparados para hacerles frente como puede estarlo un adulto. Los niños por lo general son víctimas de situaciones en las que se ven envueltos sin nada que puedan hacer para revertirlas.

Exceso de actividades adicionales

Las actividades extra escolares tales como deportes, idiomas y otras son saludables, pero cuando éstas invaden todo el tiempo que los niños tienen luego de la escuela y no les queda espacio para disfrutar de su niñez, es normal que sufran estrés.

Los niños terminan por vivir éstas actividades como si fueran obligaciones, ya que por lo general los padres esperan que destaquen en aquello que hacen, algo que para los pequeños se convierte en una pesada carga de llevar.

Rivalidad entre hermanos

La mala relación entre hermanos es también uno de las causantes del estrés en los niños. El pelear o discutir con cualquier persona es en sí mismo una hecho estresante, más aún si la persona con la que no se tiene una buena relación vive bajo el mismo techo.

Divorcio de los padres

Por más que los padres hagan todo lo posible para que el proceso de separación y el divorcio sean lo menos doloroso para los niños, y entre padres tengan la mejor de las disposiciones para llevarse bien pese a la ruptura del vínculo, los niños igualmente sufren de estrés.

Ellos también tienen que adaptarse a una nueva vida en la que uno de sus padres esté menos tiempo con ellos, por el simple hecho de no vivir más en la misma casa. Todo cambio en una rutina conlleva estrés, y en el caso de los niños, ellos no son la excepción a la regla.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram