¿Por qué a los niños no les gusta dar besos?

¿Por qué a los niños no les gusta dar besos?

¿Te has preguntado el motivo por el cual tu hijo se sienta incómodo al dar besos cuando tú se lo pides?

Muchas veces, empleamos a nuestro hijo como representante del afecto familiar, y nadie niega que los besos de los niños son especiales (un poco húmedos, pero muy sinceros), son de los mejores que se pueden recibir.

Pero los niños son los que han de elegir a quién quieren demostrar sus afectos. Si nos pusiéramos por un momento en su lugar, veríamos de lo inapropiado, a veces, de nuestras solicitudes amorosas a terceras personas.

No obligues a tu hijo a besar

El niño considera el dar besos como un acto de intimidad, del que está dispuesto a otorgar a sus papás, hermanos o allegados, pero quizás todavía no puede entender que sea un acto social, para quedar bien o ser educado.

Así que es frecuente, que nuestro hijo se niegue en rotundo a favorecer con un beso o un abrazo a alguien con el que no tiene la suficiente confianza o se niegue porque quizás esta solicitud se produce cuando no le apetece hacerlo.

Quedaremos fatal ante la negativa del niño y la persona afectada también se sentirá violenta por la tensión producida entre padres e hijo.

¡Cuántas veces los niños nos dejan mal cuando los instrumentalizamos!

Los niños en la intimidad, hacen mil y una monerías, pero aunque hay algunos siempre dispuestos a conquistar el corazón de los presentes repitiendo sus proezas y ofreciendo abrazos y besos a diestro y siniestro, hay otros, que se cierran en banda, porque no va con ellos esto de la conquista y la interpretación.

Aunque desde luego, todos quedan admirados ante un niño sociable, risueño, comprometedor y cariñoso, debemos respetar que a nuestro hijo no le apetezca o no crea oportuno mostrar sus afectos a otros.

Cada niño tiene su propia personalidad y le llevará un tiempo saber que ciertas muestras de cariño pueden ser conductas sociales esperadas.

Related posts

Evita accidentes caseros con tu bebé

Evita accidentes caseros con tu bebé

Los muebles, las paredes, la ropa; en realidad cualquier cosa puede ser sumamente peligrosa para nuestro pequeño así que es importante que conozcamos todos los puntos con los que el bebé puede tropezarse, caerse, etc. Debemos tener muy en cuenta que en la casa no podemos dejar objetos punzantes o que puedan provocar un corte

Comentar