Por estas razones el primer hijo siempre es especial

El momento de enterarnos que estamos embarazadas es uno de los más hermosos de nuestras vidas, en nueves meses tendremos un precioso bebé al que amar por encima de todas las cosas.

Si eres madre estoy convencida de que sabes de lo que estoy hablando, de esas sensaciones hermosas que recorren todo tu cuerpo, ¿y qué decir de la primera vez que lo cogiste en brazos? Ese momento mágico es tuyo y de nadie más.

En el primer año de la vida de tu bebé seguro que aprendiste lecciones de maternidad maravillosas, ¿las recordamos juntas?
Eres capaz de estar mucho tiempo sin apenas dormir

Cuando tu hijo necesita de tu cariño y de tu sueño, simplemente te mantienes despierta casi sin pensarlo.
Algunas noches en vela pueden ser más duras que otras, pero la realidad es que podemos sorprendernos de lo poco que dormimos en comparación a lo que lo hacíamos antes, ¿verdad?

Un bebé no duerme todo el tiempo

Hay madres que dicen que sus bebés duermen todo el tiempo, pero al menos en mi caso puedo asegurarte que no fue así y conozco a madres que pasaron por lo mismo que yo.
Un bebé no duerme todo el tiempo, hay bebés que duermen lo mínimo necesario y con eso están tan contentos…

Tienes más paciencia de la que pensabas

Es posible que estando embarazada pensaras que no serías capaz de aguantar en algunas situaciones estresantes, pero te sorprendes al darte cuenta que sí puedes.
Limpiar, comer, cambiar pañales y cantarle una canción son actividades que puedes hacer con plena calma solo para que tu bebé esté bien.

Aprendes qué es AMAR de verdad

Es posible que quieras mucho a tu madre, a tu padre e incluso a tu pareja… pero cuando tienes un hijo, solo entonces podrás comprender lo que significa realmente amar a otra persona.
El amor que se siente por un hijo es un amor incondicional que nada lo puede superar.

Sabes qué es el altruismo

Quizá antes de ser madre eras una persona algo egoísta o que te costaba hacer las cosas por los demás, pero la realidad es que en el primer año de tu bebé te das cuenta que puedes hacer cosas por los demás sin pedir nada a cambio.
Has aprendido que por un hijo se puede hacer lo que sea, porque te sale de dentro y el amor que te mueve es la fuerza más grande que puedas tener.

Sabes lo que es la energía de madre

En el primer año de vida sabes que tienes una fuerza extra, como una energía que te ayuda a atender a tu hijo aun cuando estás enferma o no te encuentras bien ya sea por cansancio o enfermedad.
Esa energía solo la tenemos las madres, y nos ayuda a ser más fuertes.

Puedes potenciar tu imaginación cada día

Solo por ver sonreír a tu bebé un ratito eres capaz de lo que sea, por eso has potenciado tu imaginación y juegas día tras día con él. Su sonrisa es tu fuerza.

¿Qué otras lecciones aprendiste durante el primer año de vida de tu bebé?

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram