Miedo a los perros, ¡sácate!

Los perros son seres impredecibles aunque estén amaestrados, nunca se sabe con exactitud cómo pueden reaccionar, y los niños lo saben

Los niños de entre 2 y 3 años tienen conciencia de sí mismos y de que pueden sufrir daños, por eso es la edad en la que pueden comenzar sus miedos hacia los perros, incluso aunque nunca hayan tenido una experiencia traumática con un perro o ni siquiera convivan con una mascota.

Cuando un niño le tiene miedo a los perros y no está relacionado con vivencias pasadas no se le debe buscar una explicación a su temor, se trata de algo evolutivo que se le pasará hacia los 5 o 6 años; sin embargo, está de más ayudar al niño a superar su miedo.

Tú eres su ejemplo a seguir

Para ayudar a tu hijo a superar su miedo a los perros, tú tienes que darle el ejemplo. Es muy importante que tengas una actitud tranquila ante los perros.

Si tu hijo ve que tú no te alteras y das muestras de que los perros son animales a los que no se les debe temer, se sentirá más relajado y confiado.

Si alguna vez tu hijo demuestra miedo ante un perro, jamás te rías de él. Hazle comprender el comportamiento del perro, por ejemplo: si el perro se acerca deprisa pero mueve el rabo y se muestra receptivo, indícale a tu hijo que esa es una señal de que el animal está contento con la presencia de ustedes.

Sin prisas pero sin pausa

Cuando tu hijo haya perdido un poco de su temor a los perros, invítalo a pasear con la mascota dócil de algún amigo o vecino. Vayan a caminar por algún parque o plaza.

Sé tú quien toque primero al perro para demostrar que la mascota no les hará daño, luego haz que tu hijo se acerque despacio -para no asustar a la mascota- y que le permita al perro oler su mano.

Nunca obligues a tu hijo a hacer cosas que no quiere, si ves que se estresa o que lo está pasando muy mal tendrás que dejar el paseo para otro día. Simplemente dile a tu hijo algo así como: “No te preocupes cariño, mañana volveremos a quedar con Rufo para que veas lo simpático que es”.

Si ves que con el paso del tiempo el miedo evolutivo se vuelve ansioso o parece más una fobia, no dudes en acudir a un profesional para que pueda ayudar a tu pequeño con sus miedos.

Es imprescindible que le enseñes a tu hijo el respeto hacia los animales y por los seres vivos en general. Tu hijo debe saber y comprender que todo ser vivo tiene derecho a vivir y por esto debe ser respetado, exactamente igual que nosotros.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram