Maneras de combatir el estreñimiento infantil

Hay muchos métodos naturales que ayudan a combatir el estreñimiento infantil

De hecho, aunque puede ocurrir tanto en bebés de pocos meses como en niños mayores, en general se resuelve con la alimentación y algunos hábitos saludables.

Esta enfermedad digestiva es uno de los mayores motivos de consultas en pediatría.

Si bien no suele ser grave, puede causar dolencias y complicaciones cuando no se le brinda un tratamiento adecuado. ¿Cómo saber si mi hijo tiene estreñimiento infantil?

La principal característica de este problema son los cambios en los hábitos intestinales.

A menudo, el niño tiene menos de tres deposiciones a la semana o sus heces son duras y secas. También es probable que experimente defecación dolorosa e inflamación abdominal.

Por fortuna, no siempre es necesario someterlos al consumo de laxantes convencionales.

Antes de recurrir a tal medida, lo mejor es aplicar algunos consejos para cambiar la dieta y probar varios remedios naturales. ¡Toma nota!

Consejos para combatir el estreñimiento infantil de forma natural

Hay muchos factores que pueden incidir en este trastorno digestivo en los niños. Sin embargo, dentro de sus principales causas se destacan los malos hábitos alimentarios.

Es cierto que el sistema digestivo de los niños pequeños se debe adaptar a la alimentación; el problema es que a veces les damos alimentos cuyo valor nutricional no ayuda en nada.

¿Qué podemos hacer para combatir el estreñimiento infantil? La primera medida es hacer cambios en la dieta.

Por eso, a continuación compartimos en detalle las principales recomendaciones.

La fibra es uno de los nutrientes esenciales que apoyan el proceso de digestión.

Cuando la alimentación es pobre en esta sustancia, los niños suelen ser más susceptibles al estreñimiento.

Por lo tanto, lo ideal es fomentar su consumo a través de:

Cereales integrales

Frutas con cáscara

Vegetales frescos

Ciruelas secas

Garbanzos y lentejas

Guisantes

Palomitas de maíz naturales

Evitar los dulces y azúcar

El consumo excesivo de azúcar incide de forma negativa en la salud digestiva.

Por ende, muchos de los casos de estreñimiento infantil tienen su origen en la ingesta diaria de dulces y golosinas.

Aunque los niños aman estos productos, lo mejor es tratar de no suministrárselos.

Procurar que el niño beba agua

Fomentar el consumo de fibra

La importancia de consumir abundante agua al día comienza desde las edades más tempranas.

Cuando los niños la ingieren lo suficiente, su proceso digestivo se ralentiza y hay más riesgo de estreñimiento.

Esto debido a que los líquidos aumentan el volumen de la fibra y hacen que las heces sean más suaves.

Incentivar las prácticas deportivas

La práctica regular de cualquier actividad deportiva, inclusive el juego, estimula la circulación sanguínea y mejora el tránsito intestinal.

Por eso, como complemento de una dieta sana, es primordial incentivar cualquier tipo de actividad física en los menores.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram