Los materiales didácticos en preescolar

El material didáctico es aquel que reúne medios y recursos que facilitan la enseñanza y el aprendizaje. Por lo general, este material se utiliza en el ámbito educativo, pero también puede usarse en casa.

El material didáctico en preescolar debe ser un material de juego, a través del cual el niño repase o adquiera nuevos conocimientos. Por lo general, se utiliza como un elemento auxiliar a la hora de enseñar contenidos.

Los materiales didácticos deben ser variados y de calidad, con el fin de que el niño tenga la posibilidad de conocer y explorar la realidad a través de dichos materiales.

Por otro lado, el material didáctico también debe ser educativo. La elección del mismo dependerá del objetivo que se quiere alcanzar y el tipo de situación que se quiere establecer.

Por ejemplo, un libro por sí solo no es siempre un material didáctico. Para que sea didáctico hay que realizar algún tipo de análisis o trabajo sobre el libro leído. Sin embargo, leer un libro puede aportar datos de cultura general o ampliar el vocabulario.

Por otro lado, si el mismo libro se lee y se analiza y estudia con la ayuda de un docente, puede convertirse en un material didáctico. Para que un libro sea didáctico debe ser comunicativo y tiene que ser fácil de entender.

Hay que tener en cuenta que:

No sólo los libros pueden ser material didáctico. También lo son las películas, los juegos, programas de ordenador o la música.
En la actualidad, con los medios audiovisuales disponibles, los vídeos y juegos interactivos son una herramienta esencial en la educación, ya que los niños se involucran fácilmente en el aprendizaje usando las nuevas tecnologías.

El material didáctico para preescolar debe cumplir con ciertas características, ente las que se incluyen las siguientes:

• Debe ser resistente ya que los niños lo manipulan y tiran al suelo constantemente.
• Que se pueda manipular fácil, es decir, del tamaño adecuado a la edad de los pequeños.
• Es importante que sean seguros y que no tengan sustancias tóxicas.
• De colores llamativos y diseños atractivos para captar su atención.
• En cuanto al aspecto gráfico, la impresión debe ser clara, con colores definidos, del tamaño apropiado y con ilustraciones que se puedan diferenciar.
• Los materiales tienen que estar relacionados con los contenidos que se trabajan en el aula y a ser posible que se puedan utilizar para diferentes áreas.
• Es recomendable que los niños puedan utilizarlo de forma autónoma.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram