Lombrices en los niños

El nombre de la enfermedad es oxiuriasis, pero se conoce coloquialmente como lombrices intestinales.

Las lombrices intestinales son una afección muy frecuente. Se cree que hace 200 años, el 99% de la población mayor de 3 años tenía lombrices. En la actualidad, con las nuevas medidas de higiene, el agua caliente y el conocimiento de la infección, este porcentaje ha disminuido.

Los oxiuros son parásitos, pequeños gusanos de color blanco y finos, que se encuentran en el intestino grueso de muchos niños, sobre todo en niños de entre 3 y 6 años.

Esta infección provoca un picor intenso en la región anal, pero no se considera un problema grave. Es un problema muy frecuente y su tratamiento es sencillo. Según la Asociación Española de Pediatría, la infección por lombrices afecta a entre el 40 y el 50% de los niños en edad escolar.

El síntoma más evidente es el picor y dolor en la región anal o en los genitales. Es más común durante la noche que es cuando las hembras ponen los huevos. Como consecuencia, el niño puede tener un sueño intranquilo, estar irritable por la falta de sueño, tener pesadillas e incluso sonambulismo.

Al rascarse pueden aparecer erosiones cutáneas que pueden contaminarse dando lugar a infecciones en la piel.

En algunos casos no se presentan síntomas, pero los más frecuentes son:

• Dolores de barriga.
• Picor anal, sobre todo durante la noche.
• Irritación en la vulva de las niñas y molestias al orinar. Son síntomas similares a los de una infección de orina.
• Algunos dicen que rechinar los dientes durante el sueño (bruxismo). Según webconsultas, este es uno de los síntomas que ponen en alerta a los pediatras para detectar la presencia de lombrices.

Es importante revisar la zona del ano del niño dos o tres horas después de que se haya dormido. Para ello, separa las nalgas con la mano e ilumina con una linterna el área del recto para ver mejor las lombrices.

También puedes ver las lombrices en las heces del niño. Para ello, puedes coger una muestra durante 3 días seguidos y buscar lombrices en las heces. Desde que haya lombrices en una de las muestras el niño estaría infectado.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram