Levanta el autoestima de tu hijo

Si tu hijo está triste, desmotivado, sin ganas de nada, irascible, irritable, puede que tenga una baja autoestima

Algunas de las causas que originan la baja autoestima en los niños, además de una escasa educación emocional y falta de comunicación con los padres, pueden las consecuencias de haber sufrido agresividad por parte de los progenitores o personas cercanas.

Depresión, tristeza, sentimientos de inferioridad, problemas con las drogas o el alcohol, trastornos de conducta, anorexia o bulimia, timidez o problemas de interacción social.

Si crees que tu hijo puede tener baja autoestima deberás estar atenta a su comportamiento y su forma de pensar, y prestar atención a las señales de alarma.

Señales que indican una baja autoestima

Un niño con baja autoestima repetirá muchas veces frases como: “no sé hacerlo”, “no puedo”, “no soy capaz de aprenderlo”, “soy un tonto”, “soy un inútil”, entre otras frases despectivas hacia uno mismo.

También se sentirá infravalorado y se pondrá a la defensiva con facilidad, frustrándose ante la mínima adversidad.

Además comprobarás que se siente impotente, inseguro e inferior, y por estos motivos no querrá enfrentarse a nuevos retos ni salir de su zona de confort porque está realmente convencido de que no es capaz de lograr nada por sí mismo, evitando todas las situaciones que le puedan provocar sentimientos de ansiedad.

Por si fuera poco, al tener una baja autoestima tendrá una personalidad dependiente; intentará que sean otros los que le proporcionen la fuerza que él mismo no es capaz de encontrar en su interior, por lo que se dejará influenciar fácilmente, cambiando de ideas y conductas a menudo en función de las personas que le rodeen.

Cómo ayudar a un hijo con baja autoestima

Si tu hijo tiene baja autoestima tú tendrás que tener mucha paciencia.

La familia debe ser su punto de apoyo para su estabilidad emocional. Como padres tendrán que subir la autoestima de sus hijos valorando sus logros y su valía personal.

Para elevar su autoestima

Ofrécele oportunidades para que sea capaz de alcanzar metas (asegúrate que sean actividades en las que tenga la oportunidad de conseguirlo).

Procura que tenga responsabilidades y tareas familiares desde pequeño.

Mantén siempre normas y límites claras en casa.

Ayúdale a sentir confianza en sí mismo sintiéndose seguro, siempre desde el cariño y el amor de una familia.

Ten paciencia y nunca le sobreprotejas, dale la oportunidad de que vea de lo que es capaz de hacer.

Si está en la adolescencia ten paciencia y comprende por todos los cambios que está pasando.

Sé su guía, su apoyo incondicional y que sepa que siempre estarás ahí para resolver sus dudas siempre que te sea posible.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram