La Salud de un Niño Comienza con la Prevención

¿Usted sabe a qué edad debe comenzar a preocuparse por la salud dental de su pequeño? Desde el momento del nacimiento, hay cosas que se pueden hacer para promover los dientes sanos y prevenir caries. Para muchos, la salud oral es sinónimo de dientes blancos y parejos con una linda sonrisa, pero la verdad, es que se relaciona con el cuidado y prevención de la cavidad bucal y de las piezas que la componen, y que influyen en la masticación, deglución y succión, esta última, clave en la lactancia.

Pero, ¿por qué sólo nos preocupamos por prevenir las caries y que nuestro pequeño tenga los dientes sanos? La boca y la nariz son dos órganos íntimamente ligados que deben cuidarse por igual. No obstante, la salud nasal casi siempre es dejada de lado, o se limita a limpiar los mocos.

En el medioambiente que nos rodea habitan miles de virus y bacterias, que pueden ocasionar enfermedades respiratorias e infecciones, durante todo el año, aunque suele acentuarse en la temporada invernal.

Así como lavamos las manos de los pequeños cada vez que tocan superficies sucias, o antes de alimentarlos, también se debería crear un hábito de higiene nasal. Esto no solo ayudará a eliminar las bacterias e impurezas ambientales que se “recogen” diariamente o a prevenir la congestión, sino también se mantendrá humectada la mucosa nasal haciendo que trabaje con normalidad.

La higiene cotidiana de la nariz de bebés y niños con gotas seguras y confiables, de venta libre en farmacias, es un sencillo medio de prevención y limpieza.

Es de suma importancia saber que una buena higiene nasal mejora las funciones auditiva, olfativa y gustativa. Así que como con los hábitos de higiene de dientes y manos, contribuya al bienestar integral de su pequeño, con esta sencilla “tarea” de higiene nasal

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram