La calidad del tiempo influye en el desarrollo infantil

La calidad del tiempo influye en el desarrollo infantil

Cuando una mujer trae al mundo a su bebé, una de las primeras preguntas que le hacen es si va a ser exclusivamente una madre 24/7. Es decir, si va a dejar de trabajar y se dedicará por completo a la crianza de su hijo. Muchos esperan que la respuesta sea afirmativa, pero cuando no lo es llegan las miradas acusadoras, las palabras condescendientes y los consejos para aliviar el “impacto emocional” que tendrá en ese pequeño el que su progenitora no permanezca con él todo el día porque debe retornar a su trabajo.

Este sacrificio que hacen las mamás trae consigo culpa y a veces ansiedad, porque temen que la separación marque el desarrollo del bebé. Incluso, se cree que la cantidad de tiempo que se comparte con los hijos definirá su futuro, pero la cifra no importa como la calidad.

De hecho, una investigación publicada este mes en el Journal of Marriage and Family (Diario del Matrimonio y la Familia) determinó que el tiempo que comparten los padres con sus hijos de entre 3 y 11 años no tiene ninguna relación con la forma en la que resultarán los hijos en el futuro. En cambio, en los adolescentes sí existe un impacto, aunque es mínimo.

Esto no quiere decir que el tiempo con los hijos no es importante. El punto central es la calidad de los momentos que se comparten, sobre la cual se han realizado muchos estudios e investigaciones por las repercusiones que tiene en los niños.

Los padres pueden compartir en la mesa, leerles un cuento, conversar con ellos o participar en actividades que interesen a los pequeños. No importa tanto el tiempo sino lo que se hace en él lo que tiene más valor para los hijos.

“En un mundo ideal, este estudio aliviaría la culpa que tienen los papás por la cantidad de tiempo que pasan con sus hijos, porque les enseña lo que es realmente importante para los pequeños”, explicó Melissa Milkie, una socióloga de la Universidad de Toronto y autora de la investigación. Pero la culpabilidad por no poder compartir todos los momentos que se desean se mantiene.

¿Cuánto es el tiempo de calidad que se debe tener? El estudio no lo define, porque hay muchos factores que intervienen en esta medida.

Incluso, se debe tomar en cuenta que los pequeños necesitan su espacio a solas. La Academia Americana de Pediatría señaló que los pequeños también necesitan de un tiempo en el que no participan los padres. Esto les ayudará en su desarrollo social y cognitivo.

A pesar de la creencia de que hoy se comparte menos tiempo con los hijos, la realidad es otra. Un estudio previo realizado por Milkie determinó que las madres de hoy que trabajan pasan más tiempo con sus hijos que lo que lo hacían las mamás que se quedaban en casa a inicios de los años setenta.

En 1965, las madres pasaban 10,5 horas a la semana con sus hijos; mientras que en el 2010 (cuando se inició el estudio) la cifra subió a 13,7 horas semanales. En su investigación, Milkie también encontró que hay una mayor participación de los papás en la crianza de los hijos. En 1965, los padres apenas compartían con sus pequeños 2,6 horas a la semana y en el 2010 eran 7,2 horas.

Hoy en día, el 71% de las mamás con hijos menores a 18 años trabaja, comparado con el 41% que lo hacía en 1965.

En el estudio de Milkie se determinó que el nivel de educación que tiene la madre está relacionado con el éxito futuro de los hijos. “Los padres que tienen mejores estatus socio-económicos pueden ayudar de mejor forma al desarrollo y salud mental de sus hijos”, explicó Milkie.

Las actividades que se realizan con los pequeños también son importantes para mejorar su vida. Un estudio realizado por la socióloga Amy Hsin, de la Universidad Queens College, determinó que los padres que pasan la mayor parte de su tiempo con sus hijos menores de 6 años viendo televisión, pueden perjudicarlos y ocasionarles efectos negativos.

Como contraparte, en la adolescencia es cuando más necesitan los chicos de los padres. El tener a sus padres cerca les servirá como un ejemplo de vida y les permitirá aprender lo mejor de ellos.

El informe mostró que entre más tiempo pasan los hijos en la pubertad con su mamá menor es la probabilidad de que desarrollen un comportamiento delictivo y menor será la posibilidad de que consuman drogas y alcohol. El estudio reveló que unas seis horas de tiempo en familia a la semana tiene resultados positivos para los adolescentes.

Related posts

10 juguetes básicos para bebé ¿Las sonajas le sirven a mi bebé?

10 juguetes básicos para bebé ¿Las sonajas le sirven a mi bebé?

Descubre porqué una sonaja puede ser tu mejor aliada cuando tu bebé está inquieto. Hay ocasiones en que como mamás, ya no sabemos qué hacer: ya le cambiamos el pañal al bebé, le dimos de comer, lo arrullamos para que se durmiera, ¡y nada! Nuestro pequeño no se relaja. Cuando ni su juguete favorito logra

Posted

Comentar