KIPLING |
Salidas de Casa

Salidas de Casa

Es completamente normal que sientas nervios de sacar a tu chiquito de la casa por primera vez, seguro no dejas de crear casos hipotéticos fatalistas. La realidad es que no tienes de qué preocuparte y ambos lo gozarán enormemente. Antes de salir verifica la temperatura exterior y vístelo para la ocasión. Toma en cuenta que 7 ºC puede ser demasiado frío para tu pequeño y 32 ºC extremadamente caluroso, en cuyo caso es mejor que se queden en casa.

PAÑALERA

Busca las que tengan varios compartimentos en su interior para que te sea más fácil localizar las cosas, y que cuente con forro impermeable. De preferencia ten dos, una para viajes largos y otra para cortos; rellénalas cada vez que regreses a casa.

Aunque hagas una lista y repases todos los artículos con los que según tú es necesario cargar, es muy probable que se te olvide alguno o que después requieras un aditamento que no habías considerado. ¡No te estreses! Ingéniatelas para resolver el problema.

Con el tiempo te darás cuenta de que te las puedes arreglar con lo básico y que entre más livianos viajen, mejor. Si vas a salir por más de una hora y se va a atravesar una siesta o una toma de leche, es fundamental que lleves todo lo necesario. Lo que no puede faltar es:

Pañal: uno por cada hora que estés fuera, más uno extra por seguridad.
Cambiador portátil: es un tapete grueso de plástico para cubrir cualquier superficie en donde le cambies el pañal.
Gel antibacterial: para tu bebé, para ti y para el resto de la gente que lo quiera tocar.
Toallas húmedas: siempre se necesitan y nunca sobran. Los paquetes individuales son los más fáciles de transportar en la pañalera.
Bolsas de plástico: para depositar los pañales sucios y la ropa que se manche, y para apartar los juguetes o biberones que se caigan al piso.
Botellas: lleva algunas vacías para mezclar la fórmula y otras con leche materna; para éstas es necesario que la pañalera tenga un espacio con cubierta aislante, tipo hielera.
Vaso entrenador: se mantendrá hidratado y no habrá derrames en el coche.
Babero: para que no manche su ropa mientras coma. Procura llevar dos por si tienes que darle de comer más de una vez mientras estén fuera.
Cobija: una manta multiusos que te servirá para cubrirlo del frío o del calor, cambiarle el pañal, taparte para darle pecho, entre otros.
Botanas: pueden ser desde galletas y frascos de puré de frutas, hasta verduras picadas o cereales.
Ropa: una muda es necesaria. Siempre puede vomitar, tirarse algo encima o tener un percance con el pañal.
Chupón: para calmarlo cuando esté llorando o arrullarlo.
Sombrero: ya sea para cubrirlo del frío o del sol.
Protector solar: su piel aún es muy sensible y necesitas protegerla del sol, sobre todo su cabecita.
Blusa: un repuesto para ti, porque seguro te ensuciarás de vómito, leche o comida.

SOBRE RUEDAS

La silla para automóvil será el primer aditamento que necesitarás tan pronto salgas del hospital y deberás cargar con ella cada vez que tomes el volante. Te aconsejamos que pongas atención en que sea fácil de poner y quitar y que tenga acolchonada toda su superficie, sobre todo la zona de la cabeza. Cada dos años aproximadamente necesitarás cambiar de modelo. Deberás colocarla en el asiento trasero del lado del copiloto y viendo hacia la cajuela para que en caso de que choques, el bebé quede protegido entre los dos asientos y la silla no se voltee; a partir de los 4 años de edad podrás ponerlo hacia el frente. Por ningún motivo lo traigas en la parte delantera, porque además de exponerlo podrías recibir una multa.

Lo más importante es que no quites tus ojos del camino y que, aunque te consideres una persona multitask, evites hacer otras cosas mientras manejas. Si te urge revisar a tu chiquito, ver un mapa o limpiar algo, oríllate y pon tus intermitentes, de lo contrario, continúa sin distracciones.

Prende el aire acondicionado y regula la temperatura para que esté fresco, pero no se lo dirijas directamente. Aunque se quede dormido y sepas que va a llorar apenas lo despiertes, jamás lo dejes solo adentro del coche y con las ventanas arriba, se deshidrataría severamente en minutos.

DE PASEO

Aunque cargar a tu bebé con rebozo es lo mejor para su desarrollo emocional según la corriente de crianza con apego, una carriola le dará a tu espalda el descanso que necesita, sobre todo cuando sea más grande.

La carriola ideal es aquella fácil de doblar y de subir al coche, lo suficientemente grande como para que tu bebé vaya cómodo, pero no tanto como para que te atores en los pasillos y se te complique maniobrar con ella, y con un diseño que te permita verlo de frente todo el tiempo y ponerlo horizontal cuando se quede dormido. También fíjate que se pueda ajustar el manubrio a tu altura y que tenga un toldo y una cesta para cubrir al bebé de la intemperie y transportar la pañalera, respectivamente.

Especialista A los 4 meses de edad, cuando ya perciba todos los colores, le encantará dar paseos y conocer el mundo que lo rodea; a los 3 años le fascinará correr e ir a jugar al parque, elige uno tranquilo y de preferencia sal de casa siempre acompañada. Protégelo del sol con bloqueador y gorro, y mantenlo abrigado cuando esté en la carriola, ya que al estar quieto no entrará en calor como tú.

SALIDA CON AMIGAS

Sal con tus amigas para distraerte, pero elige restaurantes que estén acostumbrados a recibir niños, así te ahorrarás la mirada penetrante de los demás comensales tan pronto empiece a llorar tu bebé y no tendrás que salirte para calmarlo. También pide una mesa esquinada para que puedas amamantar cómodamente.

Piensa que lo vas a tener en tus piernas o en tus brazos la mayor parte del tiempo, así que pide platillos que te permitan comer con una sola mano y que no tengan salsas o jugos que puedas tirarte encima. Coloca tu taza de café y demás cosas calientes fuera de su alcance, ya que lo más seguro es que dé manotazos en la mesa y jale el mantel.

No olvides hacerle caso, porque entre más lo ignores, más intentará llamar tu atención.

DE COMPRAS

La primera vez que vayas al súper con él, hazlo entre semana para que no haya mucha gente. Las primeras veces deberás ir por pocas cosas, siempre con una lista en la mano para que no se te olvide nada. Con el tiempo y la práctica te sentirás lista para aventurarte a dedicarle más tiempo y en el día que sea. Un tip de mucha utilidad es que al hacer el súper empieces por las cosas que más te urgen, pues si por algún motivo necesitaras apresurar tu salida al menos tendrás lo necesario. De preferencia cárgalo con una cangurera para que tengas las manos libres y no lo pierdas de vista ni un segundo. Si lo quieres bajar, acomódalo en la sillita que trae el carrito de súper; usa la de automóvil sólo si se sujeta adecuadamente.

Cuando salgas de la tienda, sienta a tu bebé dentro del coche y asegúralo en su silla antes de acomodar las compras en la cajuela y pídele al cuidador del estacionamiento que regrese el carrito a la tienda por ti.

VIAJES

Sé flexible con las actividades planeadas y redúcelas a una por día, así será fácil que te adaptes a las necesidades y ritmo de tu pequeño. De preferencia realiza varios viajes cortos antes de hacer uno largo para que sepas qué llevar y cómo tranquilizarlo.

Empaca un kit de seguridad para proteger las orillas de los muebles y los contactos del hotel, un botiquín con las medicinas básicas para resolver una diarrea, gripa o dolor de cabeza y una cuna de viaje que tenga un colchón cómodo y sea fácil de transportar y de armar, hay infinidad de modelos para todas las edades.

No olvides que si tu viaje es fuera del país, debes renovar su pasaporte cada año, durante sus primeros 3 años de edad. Antes de subirte al avión pregunta a la aerolínea si hay lugar en el vuelo para colocar la silla del bebé en el asiento contiguo o si debes comprar un boleto para este propósito (existen tarifas especiales). Si no quieres pagar su pasaje, pídeles una silla especial para colocarlo enfrente de ti. Casi todas las compañías permiten el abordaje de bebés con siete días de nacidos, pero para estar segura infórmate sobre las restricciones que tienen. Durante el vuelo incítalo a succionar su chupón, tomar de la botella o lactar para que se le destapen los oídos y no le duelan, y llévale muchas opciones de entretenimiento.

 

 

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram