Importancia Vitamina K En Los Bebés

La vitamina K pertenece al grupo de las llamadas liposolubles y es fundamental para el mantenimiento del sistema de coagulación de la sangre, evitando las hemorragias

Generalmente el bebé nace con bajos niveles de esta vitamina y esto puede traerle trastornos de coagulación, siendo además la causa de una patología conocida con el nombre de EHRN (enfermedad hemorrágica del recién nacido).

Esta patología suele presentarse entre el primer y el séptimo día de nacimiento (EHRN clásica) y la que ocurre entre la segunda y duodécima semana después del nacimiento (EHRN tardía).

La vitamina K posee variantes naturales

K1

Se encuentra en los vegetales de hoja verde oscura, como también en los aceites vegetales, la alfalfa, tomate, cereales e hígado de vaca.

K2

Es producida por las bacterias intestinales.

K3

Es en realidad una variante sintética de la K1 y K2 con la particularidad que duplica el poder de ellas y se recomienda para personas que no logran metabolizar de forma.

Al disminuir el nivel de vitamina K en el organismo se reducen también todas las sustancias que actúan como coagulantes y por ello, su carencia puede detectarse al aparecer hemorragias en diferentes órganos y tejidos.

También, es necesario saber que algunos bebés están dentro de un grupo de riesgo que tiene mayor predisposición a sufrir de la falta de esta vitamina:

Bebés prematuros

Aquellos que nacen por cesárea

Bebés cuyas madres son tratadas con anticoagulantes o anticonvulsivos.

Aquellos bebés que sufren de equimosis o hematomas

Existen algunos síntomas que pueden llevar a pensar que el bebé sufre de esta enfermedad hemorrágica, como sangre en las deposiciones del bebé, una exudación alrededor del cordón umbilical o sangre detectada en la orina, pudiendo variar en cada caso o también ser similares a los síntomas de otros trastornos.

Por ello, es importante ante cualquier irregularidad una consulta inmediata al pediatra.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram