Importancia de vacunar a tus hijos

Hay padres que en la actualidad deciden no vacunar a sus niños, en contrapartida hay otros que creen que quienes no lo hacen son irresponsables

En esta entrega, veremos por qué es importante vacunar a los niños.

Las vacunas existen desde hace mucho tiempo, un increíble numero de enfermedades importantes han disminuido, e incluso desaparecido gracias a la aplicación de las vacunas de forma temprana en los niños recién nacidos.

Si bien algunas conllevan reaccione irritantes, alergias y otros posibles efectos secundarios como fiebre, en su gran mayoría son pasajeros y no revisten mayor gravedad.

Qué ocurre cuando no se vacuna a un niño

Si no vacunas a tus hijos, éstos se encuentran más expuestos ante diversos virus y enfermedades; su cuerpo no puede afrontarlos o rechazarlos de la misma forma que cuando tiene una vacuna que actúa de barrera contra esa afección.

Las vacunas no son 100% efectivas, hay niños que igualmente enferman pero ésta no es la norma general.

Las vacunas disminuyen los brotes o la re-aparición de ciertas enfermedades que incluso en determinado momento pudieron haber sido epidemias.

Hay vacunas que se consideran obligatorias y que no se dejarán de suministrar hasta que la enfermedad para la que han sido diseñadas con el fin de prevenir no se haya erradicado por completo.

Las vacunas y el sistema inmunológico de los niños

Muchos padres creen que el sistema de defensas de sus niños podría verse debilitados a raíz de recibir cierta cantidad de vacunas; sin embargo los estudios confirman que esto no es posible.

Hay que tener en cuenta que cuando los niños nacen están expuestos a una gran cantidad de bacterias y gérmenes de los que antes, cuando se encontraban en el vientre de su madres estaban protegidos; no vacunarlos significa dejarlos en manos de agentes tan desconocidos como dañinos.

Algunos mitos relacionados con las vacunas

Las enfermedades leves, las alergias y la fiebre así como el caso de que un bebe sea prematuro no son motivos suficientes para retrasar la vacunación.

Las convulsiones o epilepsia tampoco resulta un impedimento para aplicar las vacunas.

La homeopatía no se considera una opción o alternativa válida que pueda suplantar a las vacunas, por lo que puede utilizarse de forma paralela pero no como sustituta de las mismas.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram