Hasta que te conviertes en madre, entenderás esto

Si te paras a pensar en tu vida sin hijos, recordarás noches en las que dormías de forma ininterrumpida, bolsos de tamaño normal e incluso pequeños, o zapatos de tacón alto que ahora con un hijo, sobre todo si es pequeño, son impensables.

Inevitablemente los hijos cambian tu estilo de vida y también tus prioridades, es por eso que hay ciertas cosas, que solo entiendes cuando te conviertes en madre. Entre ellas podemos incluir:

El significado real de “estar ocupada”

Antes de ser madre estabas ocupada porque habías quedado con varias amigas para tomar café, una cita en la peluquería y tenías que poner una lavadora. Pero las que somos madres, sabemos que eso no es estar ocupada.
Estar ocupada es cuando tienes que trabajar, llevar a los niños al colegio, preparar la comida, las actividades extraescolares, poner varias lavadoras, hacer la compra e intentar buscar un hueco para poder ducharte y lavarte el pelo. Todo esto en un mismo día.

Ir a comer a un restaurante con tus hijos

Antes de convertirte en madre no entendías a esas parejas que iban a comer con sus hijos a un restaurante. Los niños molestaban a los demás, manchaban todo, lloraban, querían platos especiales, etc.
Pero ahora que eres madres, sabes que salir de casa con tus hijos es algo que necesitas, ellos tienen que aprender a comportarse en los sitios públicos y la mejor forma de hacerlo es acudiendo a ellos para enseñarles buenos modales e indicarles lo que está bien y lo que está mal.
Los niños no solo deben ir a restaurantes de comida rápida o con parques infantiles en su interior. A veces a las madres no nos apetece cocinar y queremos que nuestros hijos coman alimentos saludables.

Darse una ducha es un lujo

Antes de ser madre seguro que escuchabas a otras madres decir que no tenían tiempo ni para ducharse. Ahora que eres una de ellas, lo entiendes. Y es que darse una ducha relajante sola, se convierte en un lujo que podrás alcanzar en pocas ocasiones.
Referirte a tu pareja como “papa” y viceversa
De repente cuando te conviertes en madre, apenas escucharás tu nombre, para tu pareja y para algunos miembros de la familia serás “mamá”. Con los años ese “mamá” cambiará por “abuela”, pero todavía nos quedan muchos años para llegar a ello.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram