Hábitos para que tus hijos no se enfermen

Hay algunos hábitos de los niños sanos que los hace más resistentes al frío y las enfermedades comunes del invierno

¿Quieres saber cuáles son esos hábitos por los que algunos niños apenas se enfermen? ¡Toma nota para inculcar esos hábitos a tus hijos!

Lavarse las manos a menudo

Lavarse las manos con regularidad durante el día es importante para reducir las probabilidades de contagio de algunas de las enfermedades más frecuentes en el invierno, como las enfermedades respiratorias o también las enfermedades gastrointestinales.

No es necesario lavarse las manos cada media hora, tampoco es adecuado, lo importante es hacerlo cuando existe riesgo de contagio: llegar de la escuela o la calle, después de jugar o ir al baño, antes de comer.

Es importante que los niños se laven las manos por lo menos durante veinte segundos.

Ejercitarse con regularidad

Los niños que hacen ejercicio regularmente y se mantienen activos tienen menos probabilidad de contraer un resfriado o la gripe en un 25 o 50%. Esto ocurre porque al aumentar la circulación las células combaten la posible infección.

Dormir lo suficiente

Al igual que ocurre en los adultos, la falta de sueño en los niños duplica el riesgo de contraer una gripe o un resfriado.

Recuerda que los bebés necesitan de 14 a 16 horas de sueño, y cuando los niños pasan de los 3 años de edad deberían dormir entre 11 y 13 horas.

Madre, será mejor que dejes que tu niño descanse todo lo que necesita.

Tocarse poco la cara

Los virus del resfriado y de la gripe se suelen transmitir a través del contacto con las manos, y entran al cuerpo a través de la nariz, de los ojos o de la boca, por lo que es importante que los niños no se toquen mucho la cara en momentos de posible riesgo.

Es cierto que en los niños pequeños esto es algo difícil de lograr (¡hasta a los adultos nos cuesta!), pero lo importante entonces es lavar las manos en momentos de posible riesgo y enseñar a los niños a no compartir ni vasos ni cepillos de dientes.

Llevar una dieta sana

Una dieta equilibrada es también muy importante para mantener el organismo protegido de las posibles enfermedades que revolotean en el exterior.

Es muy importante comer verduras y frutas para que el sistema inmunológico se encuentre fuerte. Busca alimentos con vitamina C o D para mantener las defensas altas de tus hijos.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram