Formas De Que Tu Hijo Se Tome Su Medicina

Tenemos la fortuna de vivir en una época en que podemos acceder a medicamentos para cuando los niños enferman

Pero conseguir que tomen su medicina puede ser todo un logro.

Es importante, cuando el pediatra nos indica un remedio para los niños, cumplir con las dosis adecuadas, y para eso tenemos que lograr que los pequeños la tomen. Te damos algunos trucos para que los niños tomen su medicina sin problemas.

Decorar el recipiente

Prueba lo efectivo aunque sencillo que este truco es. Puedes pegarle a la botella del jarabe infantil unos stickers infantiles con motivos que a tu hijo le encanten, y muéstrales su medicina especial.

Y en lugar de invitarlo a tomar el jarabe de la tos, lo llamas a tomar su medicina de corazón, de sol o de su personaje favorito. Verás cómo se entusiasma.

Usar un gotero si la medicina no es saborizada

La resistencia a tomar jarabes de los niños suele tener que ver con el sabor desagradable. En primer lugar siempre averigua si puedes conseguir una versión saborizada de la medicina, con sabor frutal.

Pero si esa no es una opción posible, en lugar de darle la medicina con una cuchara dásela con un gotero vertiendo el jarabe al fondo de la garganta o en las mejillas.

De este modo se evita que la lengua y papilas gustativas sientan el mal sabor del remedio.

Aplicar frío previamente

Del mismo modo, si das al pequeño un helado de agua o un hielo para lamer inmediatamente antes de tomar la medicina, el frío en la lengua hará que sienta menos el sabor y le sea más fácil repetir la dosis cuando sea necesario.

Repartir la dosis

Si por ejemplo la dosis es de una cucharada, quizás darle a tu pequeño tres tercios de cucharada cada 5 o 10 minutos será más fácil que hacer que trague todo el líquido de una sola vez.

Esta estrategia sólo es válida dependiendo de la edad y personalidad del niño: hay pequeños para quienes será más fácil tomarlo todo de una sola vez.

Consultar si puedes ocultar la medicina

Esto no aplica a todos los casos, pero algunos remedios en formato líquido o en polvo pueden esconderse en un poco de mermelada, puré de manzana, jugo o helado. Consulta con tu pediatra si esta opción es válida en tu caso.

Prueba estos trucos para que tu niño consiga tomar su medicina y no olvides ser paciente y darle ánimos cuando consiga tomar los remedios. El apoyo familiar será fundamental para que no le tenga miedo a la medicina.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram