Formas de pasar tiempo de calidad con tu hijo

Las familias hoy en día cuentan con agendas apretadas

Aunque nos esforcemos concientemente en quitar el estrés y el ajetreo de la vida familiar, a veces cargamos con la culpa de sentir que no pasamos el suficiente tiempo juntos.

Pensemos de qué modos podemos aumentar la calidad del tiempo familiar compartido: no te pierdas estos consejos para saber cómo pasar tiempo de calidad con los hijos.

Camina para hacer las compras

Todos tenemos que hacer mandados frecuentemente. En lugar de hacer unas compras rápidas en coche, aprovecha la oportunidad para invitar a tu hijo a ir de compras caminando y charlando en el camino.

Esos momentos cotidianos de intercambio y comunicación profundizan la calidad del vínculo con los hijos.

Citas individuales

Del mismo modo, cuando tienes varios hijos es buena idea planificar citas individuales con cada uno de ellos, al menos una vez por mes. Puedes llevarlos al cine, a tomar un helado o que ellos elijan la salida.

El tiempo exclusivo de a uno es muy beneficioso para el vínculo, sobre todo a medida que crecen y se acercan a la adolescencia.

Club de lectura en casa

Elige un libro de capítulos y establece un ritmo diario o semanal de lectura en voz alta.

Este es un hábito familiar lindo que si logras sostener se transformará en uno de los más hermosos recuerdos de infancia de tus hijos y solidificará la unión familiar.

Compartir las comidas

Esforzarse por sentarse juntos a la mesa y sin artefactos electrónicos es un desafío que vale la pena. Todos tenemos que sentarnos a comer varias veces al día: asegurar que al menos una de las comidas diarias sea compartida, a la mesa, charlando y compartiendo tiempo de calidad con los hijos es muy importante.

Involucrarse en sus intereses

¿Tus hijos tienen un hobby favorito? ¿Algún videojuego que les apasiona? ¿Una música o un tipo de juego en el que ocupan mucho tiempo? Sé parte de su mundo: pregunta, comparte con ellos, siéntate a que te cuenten y juega con ellos.

Ser parte activa de los gustos de los hijos nos asegura que el tiempo que pasemos compartiendo sus pasiones sea valioso y de calidad.

Unos minutos antes de dormir

Por último: tómate los minutos antes de ir a la cama para sentarte a su lado y charlar con tus hijos de cómo fue su día. Es importante incluso mantener este hábito con los años y el advenimiento de la adolescencia.

Asegurarnos un tiempo de calidad diario e íntimo con los hijos en el que poder charlar hará toda la diferencia del mundo en el vínculo.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram