Formas de ayudar a tu hijo cuando le pica una avispa

Luego de leer estas recomendaciones, notarás qué sencillo es enfrentar esta emergencia

Las intoxicaciones por picaduras de insectos suelen ser unas de las preocupaciones principales de los padres.

Esto se debe, en parte, a que no saben de qué forma puede responder el organismo del niño frente a este suceso.

En estos casos, los adultos suelen preguntarse si será necesario llevar al niño a urgencias o si es posible que se atienda en casa; también cuáles son los síntomas que presentará el pequeño.

Por ese motivo, es frecuente preguntarse ¿qué hacer si a mi hijo le pica una avispa?

Las épocas de año en las que suele haber más avispas es durante la primavera y el verano.

Si tomamos en consideración que también son las épocas en las que los niños suelen salir más a jugar al aire libre, entenderemos que hay un mayor riesgo de que sean objeto de esta situación.

Por eso, queremos que estés enterada sobre las soluciones más inmediatas para este problema. Así, podrás manejar efectivamente esta pequeña emergencia.

Conociendo al enemigo

Lo primero que debes hacer es no perder la calma.

Es bueno que sepas que, a pesar de que el niño puede ser alérgico, si es picado por solo uno de estos insectos tendrán tiempo suficiente para evaluar la situación y darle la atención necesaria. En teoría, no se considera como una emergencia letal.

Ahora bien, una buena primera medida es conocer a qué tipo enemigo te enfrentas.

Las avispas son insectos himenópteros; son familia de las abejas pero, a diferencia de estas, cuentan con un aguijón liso que no queda clavado en la piel del individuo al que atacan.

¿Qué hacer si a mi hijo le pica una avispa?

Si tu pequeño es víctima de esta terrible situación, este es el decálogo a seguir para atenderlo adecuadamente:

Lava la zona con abundante agua fresca y un jabón suave.

Aunque no es lo común en caso de picaduras de avispas, si llega a quedar el aguijón en la piel del niño, debes retirarlo con una pinza estéril.

No debes ponerte a pellizcar la zona ni mucho menos caer en los mitos populares de chupar la herida para extraer el aguijón; esto solo contaminaría la herida y traería más problemas.

Luego, se debe desinfectar nuevamente el área para estar seguros de que no quedó ninguna partícula que contamine.

Puedes aplicar cremas especializadas que contengan amoniaco y sirvan para eliminar las molestias del picor y ardor.

El hielo también resulta un buen aliado para desinflamar la zona.

En caso de sospecha de alergia: Si notas que tu pequeño tiene problemas para respirar o ronchas rojizas en varias zonas de su cuerpo, lo más prudente es que lo lleves a emergencias médicas para evitar un cuadro grave o shock anafiláctico.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram