Fiebre en niños pequeños: 10 cosas que debes saber

Fiebre en niños pequeños: 10 cosas que debes saber

1. ¿Cómo puedo saber si mi niño tiene fiebre?

Besa o toca su frente. Si la notas más caliente de lo normal, probablemente tiene fiebre.

Por lo general, la fiebre es un síntoma de que el cuerpo está combatiendo una infección. Para confirmar tu sospecha, toma su temperatura. El pediatra querrá saber su temperatura exacta para poder tratarlo.

La mayoría de los médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), coinciden en que la temperatura corporal normal de un niño sano está entre 97 y 100,4 grados Fahrenheit (F) o entre 36 y 38 grados Celsius (C). Si la temperatura de tu hijo supera los 100,4 grados F (38 grados C), tiene fiebre.

2. ¿Cómo puedo saber si la fiebre de mi niño es grave?

La temperatura no es el único factor que indica que una fiebre es grave. A continuación podrás leer otros factores.

Su comportamiento. Si tu niño sigue jugando y comiendo con normalidad, una fiebre alta quizás no sea motivo de alarma.

Su nivel de actividad. La temperatura de tu niño puede ser aún más alta después correr un rato o despertarse de su siesta.

Recuerda que la temperatura de todas las personas sube hacia el final de la tarde y comienzo de la noche y baja entre la medianoche y las primeras horas de la mañana. Esa es la razón por la cual, la mayoría de los doctores y pediatras reciben las llamadas relacionadas a la fiebre hacia el final de la tarde y comienzo de la noche.

3. ¿Cuándo debo llamar al doctor?

Nadie conoce a tu niño mejor que tú. Si crees que está enfermo y estás preocupada, llama al doctor, sea cual sea su temperatura. A continuación encontrarás algunas indicaciones generales para llamar al doctor cuando tu niño tiene fiebre. Si necesitas consejos más específicos sobre cuándo llamar, es mejor que se lo preguntes al doctor de tu niño.

Indicaciones generales:

Lo más importante a tener en cuenta es cómo se ve y comporta tu niño.

Si tu pequeñito está ingiriendo líquidos, no es necesario llamar al médico a menos que su fiebre persista por más de 24 horas o si es muy alta. Pídele al doctor que te oriente un poco más sobre cuándo llamarlo. Por ejemplo, es posible que te recomiende llamarlo de inmediato si su temperatura supera los 104 grados F (40 grados C), sin importar los síntomas que presente.

Indicaciones adicionales:

La AAP recomienda llamar al doctor si tu niño tiene una temperatura de 103 grados F (39,4 grados C) o más y presenta los siguientes síntomas:
• Pérdida de apetito.
• Tos.
• Dolor de oído.
• Irritabilidad.
• Somnolencia.
• Vómitos.
• Diarrea.

También llama al doctor si:

• Tu pequeño está muy pálido o muy sonrojado o si ha orinado menos de lo normal.
• Notas que tu niño presenta un sarpullido y no sabes su causa. Un sarpullido puede indicar un problema más grave, si va acompañado de fiebre. Las pequeñas manchas rojo-púrpura en la piel, que no se ponen blancas o más pálidas cuando se las presiona, o las grandes manchas color púrpura, pueden ser una señal de una infección bacteriana muy grave.
• Tiene dificultad para respirar (hace mucho esfuerzo para respirar o respira más rápido de lo habitual) aun después de limpiarle la nariz con una perilla de goma. Esto podría indicar que tiene neumonía.

Related posts

Qué es la anemia infantil

Qué es la anemia infantil

Si notas que tu hijo está decaído (y no es algo normal en él), o bien observas que está algo más pálido o que sus uñas se han vuelto quebradizas, conviene consultar con el pediatra. Tal vez tenga anemia, y necesite un tratamiento para recuperarse. Pero no te preocupes, porque es una enfermedad bastante común

Evita enfermedades alimentando correctamente a tu pequeño

Evita enfermedades alimentando correctamente a tu pequeño

Todos los días procuras que tu hijo coma sus alimentos en los horarios establecidos, preparas platillos variados y atractivos e incluso hasta le das ejemplo al llevar una dieta nutritiva y saludable. Pero, si ni con estos cuidados logras que tu niño coma la cantidad deseada, será mejor que le prestes cuidado a algunos errores

Comentar