Estos errores cometemos en la alimentación de nuestros pequeños

Estos errores cometemos en la alimentación de nuestros pequeños

Prohibir los dulces u obligar a los pequeños a comer fruta no sirve para que empiecen a comer de todo. Te explicamos los errores más comunes a la hora de enseñarles a comer bien.

Para la mayoría de las familias la alimentación de su hijo o hija es un aspecto fundamental en su desarrollo y educación.Sin embargo, a pesar de intentar hacerlo lo mejor posible, existen algunos errores o creencias entre los papás respecto a laalimentación de los niños. ¿Sabías, por ejemplo, que la leche de vaca no es recomendable en menores de tres años?

Existen errores y falsas creencias que se deben evitar acerca de una alimentación saludable. La mayoría de los errores son fáciles de evitar cuando se tiene conocimiento de ellos. Por ejemplo, al saber que es mejor el zumo de fruta natural que el envasado, puedes evitar comprarlo en el supermercado. A continuación, te señalamos algunos de los errores más comunesa la hora de alimentar a los niños.

No hay alimentos prohibidos

Ni los caramelos, ni las golosinas, ni el chocolate deben estar alejados de los niños. Si el pequeño se da cuenta de que le estás escondiendo golosinas, más querrá consumirlas. La mejor estrategia es no llevar a casa golosinas poco nutritivas y permitir que el niño tenga libre acceso a los alimentos, para que elija por sí mismo.

No hay que obligar a los niños a comer

Se ha comprobado que la insitencia de los padres sobre un niño para que éste pruebe un determinado alimento, tiene efectos contrarios a los deseados. Es decir, el niño rechaza con más fuerza el alimento que le obligan a probar. La mejor conducta es animar al niño a que pruebe el alimento y no molestarse si el niño lo rechaza y no elogiarlo si lo come. En ambas circunstancias los padres deben mostrarse neutrales.Si se le ofrece un alimento y el niño lo rechaza, no se le debe castigar ni obligar a que lo pruebe. Simplemente se le retira el plato sin comentarios negativos ni enfados y se vuelve a intentar pasados unos días.

Los niños tienen que entrar en la cocina

Uno de los errores más típicos de los papás es tratar de impedir que los niños entren en la cocina. Sartenes, fuego, ollas… son muchos los peligros que los padres encuentran en la cocina pero lo cierto es que los pequeños deben participar en la elaboración de los platos. Está comprobado que los niños que se involucran en la preparación de los alimentos están más dispuestos a probarlos.

Evita servir vegetales “aburridos”

Complemetarlos con queso, mantequilla, o cualquier otra salsa o aderezo convertirá los vegetales, tan poco queridos por los niños, en un atractivo y divertido plato. ¡Seguro que les apetecen más si les das un poco de color!

Bollería y repostería

Las pastas y los productos de bollería y repostería deben consumirse con mucha moderación, ya que aportan grasas añadidas nada beneficiosas para la alimentación infantil.

Copos y cereales azucarados

Los cereales tienen una base de trigo, arroz o maíz y son muy ricos en azúcar, miel o chocolate. Los niños deben comerlos con moderación porque a pesar de que son muy apetitosos no aportan muchos de los nutrientes esenciales para el organismo de los niños.

Zumos envasados

Un zumo de fruta envasado no sustituye una ración de fruta natural. Los zumos envasados contienen azúcares y vitaminas artificiales. Además, no contienen la fibra que sí encontramos en la fruta natural.

Leche de vaca

El niño no debería tomar leche de vaca hasta los tres años de edad. Hasta esta edad, el niño debería alimentarse de leche materna o, en su defecto, leche de fórmula. La leche de vaca no contiene los niveles adecuados de proteínas, carbohidratos y vitaminas que necesita el pequeño. Es cierto que las leches de fórmula proceden de la leche de vaca pero éstas han sido tratadas y modificadas para aumentar los niveles de estos nutrientes que el organismo de los más pequeños necesita.

Una vez el niño cumple tres años y puede comer leche de vaca, los papás deberían evitar el exceso de lácteos en la dieta. El máximo son tres raciones de lácteos al día. Un exceso de esta cantidad, podría ser perjudicial para el pequeño.

Related posts

Estas cosas deben aprender desde pequeños

Estas cosas deben aprender desde pequeños

Cada niño es distinto y ninguno viene con un manual para padres, quizás por eso criar no es nada sencillo. Hacerlo bien depende en gran medida del amor y la paciencia que le pongas. Como mamá de un niño de casi 4 años siempre estoy pensando en su futuro y es mi deseo que además

Posted
Fomenta buenas relaciones entre hermanos

Fomenta buenas relaciones entre hermanos

Los hermanos son los primeros confidentes que tendremos en la vida, también se vuelven nuestros mejores amigos y con quienes tendremos peleas campales, ¿pero te has preguntado cómo podemos afianzar los valores entre hermanos?, aquí te damos algunos consejos prácticos. De acuerdo con los expertos, la lealtad es un vínculo que se genera al reconocer

Posted

Comentar