Esto es lo que piensan las mujeres después del parto

Ya aprendiste a lidiar con los biberones, los pañales sucios, las horas para comer, y los llantos por la noche

Pero ahora que ya pasó un tiempo razonable, el padre de tu angelito quiere volver al juego.

Bueno, estos seguramente sean los pensamientos que tengas la primera vez luego del parto.

Ay, creo que hay mucha luz

Bueno, eso a veces hasta lo pienso y sin estar en la etapa post parto.

Imagínate con el cansancio, el rollito de más que quedó del embarazo y el tiempo que hace que ustedes dos no se encuentran íntimamente.

Cariño, ¿crees que podrías apagar las luces?

¿El bebé escuchará?

Si, pareciera que a todas se nos activa una especie de chip “el bebé es todo lo que cuenta” y en todo estamos pendientes de él, ¿verdad? Lógico, pero este momento es de sus padres, ¡a disfrutarlo!

Por favor, que no las toque

Las pobrecitas ya han sido mordidas, succionadas, agrietadas y han sido el desayuno, almuerzo, merienda y cena de alguien por ya un tiempo largo… Sin mencionar la sensibilidad que han adquirido.

Así que ya saben, papás, ellas ahora son propiedad del bebé.

¿Cómo era que se hacía esto?

¡Aja! Entre la falta de sueño, el tiempo que hace que no lo haces y tu nueva prioridad que es tu bebé, ¿quién recuerda cómo se hacía esto? Y es por eso que todo parece tan extraño.

Sí, definitivamente esto es raro

Algo así como hacerlo por primera vez, ¿no? Raro… ¡Muy raro!

Y yo que no quería hacer esto

Hasta que todo pasa, subes la pendiente, la bajas y recuerdas por qué te gustaba tanto.

¡Y yo que quería posponerlo un par de semanas más! ¿En qué estaba pensando?

¿En qué posición se notará menos mi barriga?

Algunas lo llamamos “me estoy queriendo poco, etapa post parto”.

Entre que quieres que no note la marca mientras te besa y mucho menos la barriga que aún no se ha ido completamente, puede que estés pensando en otras cosillas en ese momento.

Tranquila, es tu pareja y lo que más quiere es volver a vivir juntos este momento. ¡Disfrútalo!

¡Que el bebé no llore, por favor!

Sí, sería un poco incómodo que en mitad de la acción se escuche el grito de tu bebé y, claro está, él está primero.

Créeme, luego aprenderán a aprovechar sus siestas de una hora, es hasta que tomen ritmo.

Nunca disfrutaré de esto de nuevo

O esto es lo que también puede suceder, sobre todo si no esperan el tiempo suficiente para que todo ahí abajo se sienta más normal.

Tranquila, vuelve a mejorar con el tiempo, como un buen vino. ¿Vino? ¿Qué era eso?

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram