Estas cosas deben aprender desde pequeños

Cada niño es distinto y ninguno viene con un manual para padres, quizás por eso criar no es nada sencillo. Hacerlo bien depende en gran medida del amor y la paciencia que le pongas. Como mamá de un niño de casi 4 años siempre estoy pensando en su futuro y es mi deseo que además de exitoso sea un buen ser humano. Desde mis inquietudes de madre, que sé que pueden coincidir mucho con las tuyas, he formulado esta lista de cosas que me gustaría que mi pequeño vaya aprendiendo para convertirse en la mejor versión de sí mismo.

Independientemente de que tengas comodidad económica para ofrecerle, que tu hijo sepa lo que cuestan las cosas lo ayudará a valorarlas más. Motivarlo a que ayude con tareas sencillas del hogar antes de darle algún presente le ayudará a relacionar el esfuerzo con la recompensa y a saber que no todo se lo merece así porque sí.

No todo en la vida se trata de dinero o posesiones materiales. Que tu hijo o hija cultive una vida espiritual depende, en inicio, mucho de ti y de cómo cultivas la tuya propia. Algo tan simple como permitirle expresar sus sentimientos y hablar de ellos o comentar la belleza de una pieza musical, un atardecer o una lectura le ayudará a desarrollar su sensibilidad.

La clave debe ser el respeto. No importa de qué color sea una persona, o cual sea su género, creencia o preferencias. Enséñale a tu pequeño que toda persona merece respeto y que el afecto y el buen trato siempre generan el mismo efecto en retorno.

Ser libre y espontáneo es bueno, pero también ser ordenado y tener estructuras. En un mundo como el de hoy la disciplina se valora en ambientes como la escuela y el trabajo. Ser exitoso académica y laboralmente puede depender mucho de este aspecto.

Este es el punto que me parece más difícil porque usualmente se aprende a lidiar con estas tres cosas al experimentarlas. En momentos de crisis ofrece tu apoyo y consejo, pero sobre todo déjale saber a tu hijo que es un ser valioso y que mañana será otro día en que el sol volverá a brillar.

Ser social y medioambientalmente consciente es de rigor hoy día. Lograrlo en la infancia puede empezar con ideas en casa, la participación en iniciativas comunitarias o proyectos escolares. Como mamá te toca involucrarte y explicar el por qué esto es importante.

Un chequeo médico por lo menos una vez al año, servir comida sana en casa, motivar que se cepillen los dientes adecuadamente y permitirles pasar tiempo al aire libre ayuda a tus hijos a entender que la salud es importante. ¡Ah! Y no te olvides de cuidar también la tuya, pues el ejemplo habla más que cualquier consejo.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram