¿Es normal que un niño esconda cosas?

La pregunta es ¿por qué los niños esconden las cosas? ¡Averígualo a continuación!

Quizá te haya sucedido que limpiando a fondo la habitación de tu hijo, has encontrado debajo de los armarios o muy en el fondo de estos, objetos y cosas que evidentemente ha ocultado.

Los niños esconden cosas porque…

Los motivos pueden ser diversos, pero se asocian básicamente a dos aspectos fundamentales: miedo a que otro vea lo que tiene, se entere de algo, se lo quiten….O bien, por sentido de pertenencia, simplemente esconden algo porque “es de ellos”, “les pertenece” y lo sienten como privado.

Dependiendo de la edad del niño, las cosas que escondan pueden ser de mayor o menor importancia, por ejemplo:

Los niños en edad escolar suelen ocultar los exámenes que llevan a casa con bajas calificaciones, o también notificaciones por mal comportamiento que deban entregar a los padres, así como cuando sienten que no tienen deseos de hacer las tareas del colegio y éstas vienen en hojas sueltas.

También pueden esconder golosinas que hayan obtenido de algún modo, por ejemplo en un cumpleaños, o alguien les haya regalado; esto generalmente sucede porque saben que los padres les limitarán su consumo.

¡Todos escondemos cosas!

Ya en la edad adolescente es común que podamos encontrar diarios ocultos, en donde nuestros hijos vuelcan todo tipo de comentarios, opiniones y experiencias personales que no desean contarnos.

El que los niños escondan cosas es normal; hay que tener en cuenta que no es bueno avergonzarlos cuando descubrimos que han ocultado algo.

Si lo que hemos encontrado es serio o importante y merece que lo descubramos ante el niño, entonces hay que buscar la mejor forma de hacerlo para que no se sienta ofendido, invadido e intimidado.

Hablar de modo natural al respecto par entender qué miedo existe detrás de esa reacción y así poder revertirlo, transmitiéndole confianza y seguridad.

Todos necesitamos independencia y privacidad en mayor o en menor medida, y los niños también; ellos tienen su mundo y es necesario aprender a respetarlo, quizá no siempre sea necesario que descubras sus secretos u objetos escondidos.

Si el hecho no perjudica a nadie ni reviste peligro, puedes quedarte con el conocimiento de que sabes lo que escondes sin decírselo, para que no se sienta invadido en su espacio.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram