Enseña a tus hijos la importancia de la puntualidad

La puntualidad es el cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida o de hacer las cosas a su debido tiempo. Los adultos somos conscientes de la hora del día en la que vivimos, y el reloj forma parte importante del día a día para poder organizar nuestro tiempo.

Sin embargo, enseñar el valor de la puntualidad a los niños requiere su ciencia, ya que la noción del tiempo para los niños es diferente y además, todavía no comprenden el funcionamiento de las agujas del reloj.

Cómo conseguir que los niños sean puntuales

Existen algunas ideas que pueden ayudar a los padres y educadores para conseguir que los niños sean puntuales y hagan las tareas que les corresponden a su debido tiempo.

Es necesario que el niño comience a valorar la importancia de hacer una determinada cosa en un tiempo determinado

Para ello, es importante el diálogo con el niño y hacerle comprender, por ejemplo, que si no llegamos al cine a la hora convenida, la película habrá comenzado y no podremos verla.

Crear rutinas

La rutina no sólo es buena porque ayuda al niño a sentirse seguro. Además, ayuda a crear hábitos a los niños. A pesar de no saber medir el tiempo, les guiará para saber que después de levantarse de la cama tienen que lavarse, después vestirse, desayunar e ir al colegio. Poco a poco, irán aprendiendo que esta serie de pequeñas acciones, tienen que llevarse a cabo en un tiempo determinado para poder llegar al colegio antes de que lo cierren.

Los niños han de conocer qué tipo de sentimientos desencadena alguien impuntual

Un valor importante es enseñar a los niños a no hacer a los demás aquello que no les gustaría a ellos mismos. Por lo tanto, han de comprender cómo se siente alguien cuando espera a una persona que no llega.

Hay que enseñar a los niños que las distracciones les llevarán a ser impuntuales

Hacer una tarea require su concentración, sobre todo en la infancia, donde la abstracción es mayor. El niño no podrá vestirse bien y con agilidad, si le televisión está encendida y están emitiendo sus dibujos favoritos.

Las personas aprendemos a partir de la experiencia

Por ello aunque los padres mantengan un diálogo constante con los niños para educarles en valores, en ocasiones han de aprender de sus propios errores y experimentar ellos mismos qué ocurre si son impuntuales.

La puntualidad se enseña a los niños con el ejemplo

Si los padres suelen llegar tarde a los sitios, los niños no valorarán la importancia de llegar a un lugar a la hora convenida.

Los niños han de conocer que las personas impuntuales van perdiendo la credibilidad y el respeto de los demás

Si el niño no llega a tiempo a jugar su partido de fútbol un día tras otro, quizás dejen de contar con él para próximos encuentros.

La impuntualidad puede hacer perder grandes oportunidades a las personas

Hacer comprender al niño lo que puede perderse si llega tarde a los sitios sistemáticamente, ayudará a que comprenda la importancia de este valor.

El niño ha de aprender que algunos imprevistos pueden hacer que alguien no llegue a tiempo o que la tarea no se realiza en el tiempo determinado

Para evitar estos imprevistos es conveniente dar un poco más de tiempo a cada tarea y no ir con prisas y a última hora.

La impuntualidad da una mala imagen de uno mismo

Una persona imputual es vista por los demás como poco seria o con una incapacidad de organizar su tiempo. Cómo nos ven los demás y que las personas tengan una buena impresión de nosotros habla bien de nosotros.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram