El Idioma De Las Emociones

El Idioma De Las Emociones

Lo queramos o no, para suerte o para desgracia, somos las personas que más influimos en la vida de nuestros hijos. Lo que les trasmitimos (que no es solo lo que decimos) va directo al corazón

Cuando le sobreproteges (no puedes hacerlo tu solito, cariño, papá te ayudará…), cuando le hablas con ironía, cuando le prohíbes o castigas.

Por supuesto, cuando le gritas o insultas, tu mensaje no atraviesa sus oídos, como te ocurre a ti.

Tu mensaje hace un recorrido diferente y aterriza en su corazón.

Y desde allí, el escucha con total claridad el eco de tu mensaje: me necesitas para hacer bien las cosas, no serás capaz, es más valioso mi tiempo que tú…
Con la mejor intención (corregir o ayudar a los hijos), los peores resultados (desgaste emocional para ellos).

Muchos ¡muchísimos! comportamientos de nuestros hijos se explican por la comunicación poco adaptativa en el hogar.

Ya no se trata de falta de cariño.
Ni de preocupación. Ni de ocupación.

Se trata de una comunicación poco asertiva y comprensiva con las necesidades emocionales de los demás. De los hijos. De la pareja. Incluso con nosotros mismos.

Dedica un tiempo a reflexionar cómo es la comunicación de tu familia. Es así de sencillo: aprende a hablar de corazón a corazón.

Aprende a hablar el idioma de las emociones.

¡Es el único que entiende tu hijo!

Related posts

Qué son los Terrores nocturnos en niños

Qué son los Terrores nocturnos en niños

Los terrores nocturnos son trastornos del sueño en los que una persona se despierta rápidamente de su sueño muy asustada. Durante la noche se pasan por varias fases del sueño. Cada una de ellas se asocia a una actividad cerebral particular. La fase de movimientos oculares rápidos o sueño REM (por sus siglas en inglés)

Tener una siesta en las tardes beneficia a tus pequeños

Tener una siesta en las tardes beneficia a tus pequeños

Descubre las ventajas de que a tu pequeño le guste dormir por las tardes. Uno de los placeres de la vida es dormir, y los pequeños lo saben bien. Conforme los niños van creciendo, el tiempo de sueño disminuirá poco a poco. No por eso, los niños dejan de tomar siestas como si fueran muy

Posted

Comentar