El ejemplo de los padres a los niños sobre la navidad.

El ejemplo de los padres a los niños sobre la navidad.

La unión familiar debe ser la base para inculcar todo tipo de creencias, celebraciones y valores, propios de estas fechas especiales.

Los niños siempre están ávidos de aventuras nuevas que les permitan descubrir el mundo, comprender y aproximarse a la manera como viven los seres que los rodean. En ese sentido, la Navidad es una época única y muy especial; por eso, los padres buscan la mejor manera de involucrar a los pequeños en los festejos y hacerlos partícipes de las celebraciones.

Sin embargo, es necesario que tengan claro que no hace falta forzar las situaciones, pues, la Navidad es una experiencia cultural, por tal razón, se va incorporando a las tradiciones de la persona por medio de la repetición, el ejemplo y la importancia que para la familia tenga.

Ese es el motivo por el cual los padres no deben preocuparse por ‘inculcar’ las tradiciones, sino que, al crecer, los niños harán las preguntas referentes a temas de mayor profundidad e irán incorporando a su vida las costumbres.

La Navidad se puede abordar de acuerdo con la edad del niño:

De 0 a 2 años.

Los pequeños se incorporan en las tradiciones de la familia por medio de la observación y del gusto por las novedades de la época. Además, amplían el repertorio de su lenguaje con palabras nuevas referentes a la Navidad.

De 2 a 4 años.

Los niños participan en la decoración: ayudan a armar el pesebre, el árbol y demás, lo cual se convierte en una experiencia gratificante y que los motiva a recibir la Navidad.

De 4 a 6 años.

Los niños empiezan a valorar más la Navidad, pues ya la han vivido y eso los carga de expectativas y fantasías con respecto a cómo será la nueva.

De 6 a 8 años.

En esta edad, independientemente de la religión de sus padres, empiezan a preguntarse y a reflexionar sobre temas más profundos referentes a la fe, la tradición católica y las creencias propias de su familia.

La familia, lo más importante

Aunque la decoración de la casa tiene trascendencia, lo que resulta verdaderamente esencial es explicarles a los niños que esto se hace para dar muestra de festividad, de cambio y, sobre todo, de espíritu navideño, el cual no es otra cosa que la repetición de simbolismos que se han heredado de generación en generación y que se transmiten para conmemorar una fecha culturalmente especial.

Más allá de esto, la familia debe ser siempre la base de la socialización; por eso, la transmisión de creencias, valores y tradiciones hacen su aparición en el seno del hogar. De ahí que en las épocas navideñas, la familia busque siempre la cercanía con sus seres queridos para afianzar los lazos de amor, de amistad y de fraternidad que los unen.

Adicionalmente, compartir es la mejor manera de crear nuevas experiencias familiares, de revivir las experiencias vividas y de recordar que los buenos momentos son aquellos que se han vivido en compañía de los seres queridos y rodeados de armonía, amor y sencillez.

La Navidad se ha convertido en una fiesta de celebración casi mundial; aun cuando su inicio es puramente cristiano, muchas familias la celebran como época de agradecimiento, afecto y reunión sin necesidad de referencias de fe. Es por esta razón que aunque la familia no la celebre desde la fe católica, se les transmite la tradición de reunión y fraternidad a los hijos, quienes irán aprendiendo de sus padres y familiares algunas tradiciones propias de su cultura.

Related posts

Inteligencia emocional desde pequeños

Inteligencia emocional desde pequeños

La regulación afectiva está profundamente ligada a su base cognitiva, la denominada capacidad reflexiva. Se trata de la capacidad de pensar en los estados emocionales y mentales propios y ajenos. Las relaciones tempranas de apego suponen el escenario en el que se desarrolla dicha capacidad. La capacidad reflexiva, o también denominada “mentalización” es la que

Posted
La sexualidad y los adolescentes

La sexualidad y los adolescentes

Cuando respondemos a la curiosidad de los niños sobre la sexualidad, mucho antes de la adolescencia, los padres solemos transmitir conocimientos anatómicos, pero adentrarse en el terreno de la sexualidad es algo más complejo, porque en él se mezclan información y emociones. Muchos padres optan por no hablar de la sexualidad con los adolescentes porque

Comentar